El subcomandante Marcos y la ciberguerrilla

By Marta Gaba - November 06, 2017



En el año 1998, después de realizar un estudio por encargo del Pentágono, el politólogo David Ronfeldt junto a un equipo de colaboradores, llegó a la conclusión de que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) había estrenado una nueva forma de lucha, la Netwar Social o guerra socio-informática, consistente en formar coaliciones transfronterizas altamente entrelazadas y coordinadas para hacer una guerra de redes sociales que limitaría al gobierno y apoyaría la causa zapatista. En la base de esta guerra socio-informática está el saber todo sobre el adversario y dejar que él sepa menos acerca de uno, manteniendo el balance de información y conocimiento a favor de uno.

Como primer “ciberguerrillero”, dice Ignacio Ramonet que“Marcos, manejando la máscara y la pluma, ha podido establecer relaciones solidarias con centenares de asociaciones cívicas, organizaciones no gubernamentales –ONG- y con decenas de personalidades o de intelectuales…” (1) 

En su obra “Marcos, la dignidad rebelde”, afirma que Marcos es un “estratega mediático que utiliza Internet como una nueva arma dotada de una temible eficacia, rociando todo el planeta, a través de la web o del correo electrónico, de comunicados, textos, análisis, cuentos, parábolas o poesías, que muy a menudo dan en el blanco”.(2) Por su parte, Betrand de la Grange y Maite Rico, en “Marcos, la geial impostura”, afirman que “Marcos utiliza una computadora portátil para escribir sus comunicados, que a veces ha transmitido a tal velocidad que se llegó a barajar la posibilidad de que contara con un teléfono por satélite. Un periodista de la televisión mexicana, Epigmenio Ibarra, le prestó el suyo para establecer una comunicación entre el cuartel general zapatista y una sala de cine de la ciudad de México en la que se presentaba un documental sobre el EZLN titulado Viaje al centro de la selva. Fue en septiembre de 1994, y Marcos pudo hacer oír su voz en directo ante mil quinientos espectadores”.(3)

“Gracias a la colaboración con un equipo de la Universidad de Texas y de varios comités de solidaridad de los Estados Unidos, Europa y México, que alimentan día a día as páginas de Internet, el Ejército Zapatista ha creado una nueva categoría en la nomenclatura de las organizaciones armadas: la ciberguerrilla. Otros grupos han seguido después sus pasos, como los peruanos de Sendero Luminoso y Tupac Amaru, pero ninguno ha logrado la riqueza y la variedad de las páginas del EZLN. En ella pueden leerse los comunicados más recientes, las informaciones aparecidas en La Jornada, una selección de entrevistas con Marcos o los documentos redactados con motivo de los diálogos de paz y del Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo. No falta tampoco una colección de fotografías de escenas zapatistas, ni el número de fax de la Presidencia de la República, para quien desee inundarlo con mensajes de protesta.”(4)




(1) “Marcos, la dignidad rebelde. Conversaciones con Ignacio Ramonet”, Le Monde Diplomatique, 1, Buenos Aires, agosto de 2001, página 23.
(2) ibid.
(3) “Marcos, la genial impostura”, Betrand De la Grange, Maite Rico. Nuevo Siglo, Aguilar. México DF, 1998. Página 394.
(4) Op.cit. página 395

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

¡Gracias por compartir tus opiniones!