Y vos, ¿a qué te dedicas?

By Marta Gaba - September 26, 2017


Le pregunta temida: Y vos, ¿a qué te dedicas?

Mi cerebro suele hacer un rápido escaneo desde mis días de Facultad hasta este presente de consultoría y ONG y no sé qué responder. O si, pero la respuesta sería muy larga. Mi madre no entiende a qué me dedico: “Viaja”, dice a veces a las vecinas curiosas. “Asesora a políticos”, responde en otras ocasiones. Lo cierto es que no entiende por cuál razón su hija, que estudió Derecho y después se le dio por meterse en Producción de Medios, no tiene un estudio tradicional como casi todos los abogados.

Y ese “casi” es clave: algunos abogados (y egresados de otras carreras) nos dimos cuenta de que nuestras profesiones nos quedaban chicas y que necesitábamos incorporar otros conocimientos. En mi caso, cuando comencé a ser voluntaria en Poder Ciudadano, se produjo mi primer gran descubrimiento: conocí el concepto de participación ciudadana y nada fue igual. Empecé a estudiar el tema, a ver qué herramientas servían para darle más poder a las personas, me interesé en la interacción del ciudadano con el Estado y cada paso me iba abriendo nuevas puertas: acceso a la información pública, gobierno abierto, herramientas para la incidencia – cabildeo…
Y se produjo el segundo gran descubrimiento (para mi): allá por los años 90 conocí Internet y me convencí de que sería una poderosísima herramienta para la participación ciudadana. De modo que me embarqué en un viaje autodidacta en el mundo de esas nuevas tecnologías de la información y comunicación (las ahora conocidas TIC). Al principio, no se conocía mucho el tema y mis amigos se burlaban un poco, pero de a poco fui conociendo autores y activistas que las estaban utilizando.
Un momento: dije “activistas”. Una nueva incorporación a mi doméstico marco teórico. ¿Es lo mismo activista y militante? En Argentina el concepto de activista tiene otra connotación de la que conocen en el resto de Latinoamérica. Aquí es más político. Entonces… ¿por qué no ampliar el margen y en lugar de estudiar solamente la participación ciudadana incluir la participación política?
Creía haberme quedado tranquila en cuanto al radio de acción profesional, pero hicieron su aparición las redes sociales: una nueva forma de participación. Por supuesto, me aboqué de lleno a conocer absolutamente todo al respecto. Me suscribí a muchísimos boletines que llegaban cada día a mi correo electrónico y me dediqué a estudiar cada mañana un par de horas estas novedades (y todavía lo sigo haciendo). Y puedo decir que aquí comenzaron las primeras confusiones. Ya no era “Marta Gaba, la experta en participación ciudadana”: comenzaron a conocerme como “Marta, la que enseña a usar Facebook” o como decía un colega de entonces “la que enseña a usar el telefonito”.

Las redes sociales pasaron a ser el principal atributo de mi expertise en la mente de quienes me conocían. De allí a decir “Marta, nuestra experta en tecnología” hubo un solo paso.

Confieso que me preocupa un poco. Soy experta y me apasiona la participación y el activismo y las TIC son una herramienta más de empoderamiento… ¿cómo hacer para que las personas recuerden que mi fortaleza profesional es trabajar la participación y las diversas herramientas innovadoras que la potencian?

Todo se confundió aún más cuando comencé a estudiar a fondo el ciberactivismo (donde las TIC me interesan como herramientas digitales en un proceso participativo): quedó definitivamente sellada mi presentación como “Marta, la trainer en ciberactivismo”.

Nadie te contrata si no saben a que te dedicas
Mi lamento diario durante el desayuno es preguntarme (y preguntarle a Daniel): “¿Por qué nadie me llama para hacer consultorías y trabajar en temas de participación, empoderamiento, incidencia…? ¿Por qué solo me llaman cuando se necesitan capacitaciones en redes sociales y talleres sobre ciberactivismo?”

Puesta a reflexionar sobre el tema (porque los desayunos se estaban tornando monotemáticos) se me ocurrió preguntarles a un grupo de amigos y colegas de confianza si sabían a qué me dedicaba profesionalmente. Supongo que la pregunta les causó sorpresa y habrán pensado que había tenido un rapto de amnesia, pero gentilmente respondieron.

La pregunta concreta que les envíe por Whatsapp (bueno, soy tecnológica, ¿no?) era la siguiente: “Si te preguntaran: ‘¿a qué se dedica Marta?’, ¿qué responderías? ¿sabes exactamente cuál es mi expertise?”

Una amiga de Bolivia, Maria Eugenia Rojas Valverde, me respondió (casi la estoy viendo): “TIC. Amiga, te dedicas a ello”. Bien, vamos encaminadas por el lado de la tecnología. Desde Paraguay llegó la respuesta de Marta Ferrara: “Redes Sociales”. OK: Participación, 0; TIC, 2.

La Mujer Analítica de Venezuela, Aixa Armas, se extendió (y agradezco a explicación, porque me dio pistas): “Eres analista cibernáutica, con bastos conocimientos en informática, TICS, programación cibernética y manejo de las redes sociales como herramientas de alto nivel impacto social,  económico, político,  cultural y ambiental.” De la respuesta de Aixa podía llegar a vislumbrar el uso de TIC como herramienta de incidencia. Bastante parecido al perfil que creía tener… en mi imaginación.

También desde Venezuela, mi querido amigo Oscar Schlenker me comentaba “se que eres una comunicadora social pero en esa rama te dedicas al coaching comunicacional para ONGs, fundaciones y empresas con un enfoque sobre las TICs”. Guau. Nunca me había visto como comunicadora social, pero qué bueno. Me han confundido con sociólogas y politólogas pero lo de comunicadora tiene más sentido… aunque no haya seguido esa carrera. Me gustó lo de coaching comunicacional.

Julio Cabrera, de Honduras, fue muy concreto (tal vez porque hemos trabajado en varios temas juntos en los últimos años y me conoce bastante): “eres experta en redes sociales y tecnología. Pedagoga. Abogada”.

No podía faltar la consulta a Oscar Arévalo, de Guatemala, quien me respondió enviando audio, lo cual es característico del grupo más joven de usuarios de Whatsapp: “Desarrollas proyectos, dar consultorías… Creo que tu expertise es en el manejo de redes y la comunicación de temas políticos, de democracia y ciudadanía”.

Entre todos ellos armaron el perfil de la Marta que conocen los demás. Es decir, de la imagen profesional que proyecto.

¿Proyecto la imagen profesional por la quiero ser reconocida?

Esto es lo que resultó, en resumen, de la consulta a mis amigos: según las personas que me conocen y con quienes interactúo tanto profesionalmente como en el mundo de la sociedad civil, me dedico al coaching comunicacional de temas políticos, democracia y ciudadanía para ONGs, fundaciones y empresas utilizando TIC para lograr altos niveles de impacto.

Digamos que una de las herramientas que considero importantes para empoderar a las personas pasó a ser mi fuerte en la percepción de los demás: el conocimiento y uso de las TIC. Que en definitiva, son herramientas para lograr la incidencia que persigue la participación tanto política como ciudadana.

Entonces… creo que proyecto la imagen que deseo a medias. Tal vez mi elevator speech sea lo que tiene que modificarse, porque en definitiva soy experta en herramientas innovadoras para la participación ciudadana.


Seguiremos informando.

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

¡Gracias por compartir tus opiniones!