Publicaciones norteamericanas del siglo XIX promotoras del sufragio femenino


Hubo numerosas revistas y artículos promoviendo el sufragio femenino entre la época de la Convención de Seneca Falls en 1848 y la aprobación de la Decimonovena Enmienda a la Constitución norteamericana en 1920, que establece que ni los estados de los Estados Unidos ni el gobierno federal puede denegarle a un ciudadano el derecho de voto a causa de su sexo. La mencionada Convención fue la primera que versó sobre los Derechos de la Mujer en EEUU y, como producto de una idea promovida por la Sociedad de Templanza de Seneca Falls, nació una de las publicaciones que trataba el tema del sufragio femenino, The Lily, de Amelia Bloomer, que se publicó entre 1849 y 1856.
Algunos de estos productos editoriales, como The Suffragist, eran órganos oficiales de las asociaciones que trabajaban promoviendo el voto femenino. Otros, incluyendo The ForeRunner de Charlotte Perkins Gilmore y el mencionado The Lily, eran producciones independientes que trataban también temas no vinculados al sufragio. En conjunto, acercaron a las mujeres estadounidenses noticias que a menudo no aparecían en la prensa tradicional. Las editoras y redactoras de estas publicaciones las promocionaban durante sus apariciones en público. Muchas de ellas eran escritoras, conferencistas o docentes y en esos espacios alentaban a que el público se suscribiese.
Hagamos un repaso por una parte de estas publicaciones:
El Woman´s Journal fue el más exitoso de todos los periódicos sufragistas. Se publicó durante 61 años, entre 1870 y 1931, en varios formatos y bajo diferentes nombres, sirviendo a veces como órgano oficial o semioficial de asociaciones pro-sufragio. Surgió como una respuesta conservadora a The Revolution de Susan B. Anthony. Absorbió dos publicaciones anteriores, The Agitator de Mary Livermore y una pequeña revista publicada en Nueva York llamada Women’s Advocate. Después de 1900, sirvió como una voz no oficial de varias organizaciones hasta que en 1910 fue absorbido por Progress. En 1912 su nombre fue cambiado a Woman´s Journal and Suffrage News y en 1917, después de otra fusión con The Woman Voter, se rebautizó como The Woman Citizen, pero continuó sirviendo como el medio oficial de la National American Woman Suffrage Association hasta la aprobación de la Decimonovena Enmienda. En 1927 volvió a ser Woman´s Journal, nombre que conservó hasta que dejó de publicarse en junio de 1931.dc0147c
Su contrapuesto fue, como dijimos, el más radical The Revolution, un periódico que surgió para cubrir eventos vinculados al sufragio que eran ignorados por la prensa y trataba también otras cuestiones de interés para las mujeres, como las leyes de divorcio, la disparidad de los salarios por género y la actitud de la iglesia hacia diversos aspectos de los derechos de la mujer.
Si bien The Woman´s Column no fue una publicación tan conocida como Woman´s Journal, luego de que las dos principales organizaciones de sufragio (la Asociación Nacional del Sufragio Femenino y la Asociación Americana de Sufragio) se fusionaran en 1890, pasó a tener un rol fundamental: atraer a las mujeres a la causa.
En agosto de 1883, Clara Bewick Colby inició The Woman´s Tribune después de que los miembros de la Asociación de Sufragio Femenino de Nebraska votaran su creación. Cuando el Consejo Internacional de la Mujer se reunió en Washington en 1888, Colby lo publicó diariamente, convirtiendo al Tribune en el primer diario producido y editado por una mujer.
En la línea de reivindicación de las cuestiones de género en 1909 surge The ForeRunner, un periódico más bien feminista que una publicación dedicada al sufragio. Muchos de sus artículos reflejaban la creencia de que la opresión de la mujer emanaba de la cultura patriarcal. Se publicó hasta 1916.
Y si de poner de manifiesto la cultura patriarcal y tratar temas escabrosos para la época se trata, el Woodhull & Claflin’s Weekly es un ejemplo. Durante los 6 años que fue publicada esta revista altamente polémica, adoptó posturas radicales sobre temas que se consideraban tabú en la prensa, incluyendo la legalización de la prostitución, el amor libre, el espiritualismo, la educación sexual y el vegetarianismo. Aunque fue principalmente un periódico feminista que apoyaba el sufragio, también se hizo famoso por imprimir la primera versión en inglés del Manifiesto comunista de Karl Marx el 30 de diciembre de 1871. Alcanzó su grado más alto de notoriedad en 1872 cuando dio a conocer un affaire entre el reverendo Henry Ward Beecher (hermano de la escritora Harriet Beecher Stowe) y la esposa de su amigo Theodore Tilton.
dc0147dThe Suffragist fue publicación muy parecida al periódico ingles de Christabel Pankhurst, The Suffragette, en tamaño, longitud y uso de caricaturas de Nina Allender en primera página, cuyos dibujos llegarían a tener un impacto considerable. The Suffragist fue una voz poderosa para el sufragio durante la guerra y cesó su publicación después de la aprobación de la Enmienda Federal en 1920.
Hubo una publicación de nombre extraño, editada por un maestro anarquista que terminó en la carcel por publicaciones consideradas ilegales en la época: Lucifer, el portador de Luz. Este periódico de Moses Harman, que se publicó entre 1883 y 1907, fue llamado Lucifer porque era” el nombre antiguo de la estrella de la mañana, ahora llamado Venus, [y parecía] a nosotros insuperable como cognomen para un diario cuya misión es traer la luz al Habitantes de la oscuridad “. Desafortunadamente, Harman violó la ley cuando publicó una carta condenando las relaciones maritales forzadas en la que el autor se refirió al acto como” violación “. La Ley Comstock prohibía expresamente la discusión de la violación marital. Debido a este incidente y otro similar Harman pasó seis años en la cárcel, su salud se deterioró, y la revista dejó de publicarse en 1907.
El Maryland Suffrage News se publicó entre 1912 y 1920 con un doble objetivo: por un lado, ayudar a unir a las diversas organizaciones de sufragio para presionar a la legislatura y que sea más comprensiva a las cuestiones de las mujeres; y por otro lado, para servir de fuente de información sobre el sufragio porque los periódicos principales estaban virtualmente ciegos a la existencia del movimiento sufragista. Sus páginas contenían información sobre el voto, discusiones sobre las necesidades de las mujeres de la clase trabajadora y noticias sobre educación.
La elección de papel de baja calidad para imprimir las publicaciones ha jugado en contra de la historia: esto sucedió con el Women´s political world que se imprimió en papel tan barato que las mayorías de sus copias se han desintegrado. Apareció por primera vez el 6 de enero de 1913 con el objetivo de asegurar el sufragio femenino en el Estado de Nueva York; también proporcionaba a sus lectores información sobre las actividades estatales y nacionales vinculadas al voto.-

(Publicada en Noticias Electorales el 23 de noviembre de 2016)