Las mujeres y la multidiscriminación


No existe “la mujer” como una entidad única y homogénea respecto de quien se pueden diseñar propuestas neutras, generales, globales, asépticas, apolíticas, disciplinadoras y domésticas.

Existen “las mujeres”: indígenas, marginales, profesionales, prostitutas, religiosas, migrantes, mundanas, amas de casa, comerciantes, madres, homosexuales, bisexuales, sexuales, docentes, maltratadas, emprendedoras, comprometidas con la comunidad y delincuentes.

Todas ellas son mujeres y a cada una se la discrimina de manera diversa, de modo que la utilización y apropiación de tecnologías se dará también de manera diversa. Iremos viendo ejemplos de como las TIC pueden ayudar en la vida diaria, yendo de los usos más domésticos a otros, si se quiere, más comprometidos con la comunidad.

Si un grupo de madres de una escuela descubre las facilidades que les brindan el uso de aplicaciones de mensajería (como Whatsapp), el manejo de programas simples de edición de fotografías o la utilización de albumes en línea, pueden comunicarse fácilmente entre ellas cuando los niños más pequeños (que no utilizan aún la computadora) no pueden asistir al colegio, pasarse por correo las actividades y editar también un boletín con las novedades de las salitas a las que asisten sus hijos.

Las maestras pueden utilizar las aulas virtuales gratuitas (que puede crear cualquier usuario) y subir allí el material de clase y las tareas para que los alumnos que deben ausentarse de clase encuentren allí el material... que puede ser consultado, por otra parte, desde cualquier locutorio.

Avanzando en grupos con problemáticas específicas, podremos ver como las TIC pueden ser una ayuda en su vida cotidiana:


Las mujeres indígenas

Como muchas otras mujeres, las indígenas padecen dos limitantes compartidas con otros grupos:
- el nulo o limitado acceso a la conectividad en los sectores rurales,
- el alto costo de la tecnología
A estas dos limitantes debemos agregar una propia de su colectivo: la escasa capacitación en el uso de las tecnologías acorde a su cultura y en lengua originaria. El mundo de los dispositivos electrónicos e Internet es un mundo en inglés; algunas palabras han sido castellanizadas y otras las continuamos utilizando ya sin darnos cuenta, pero muchas veces no nos ponemos a pensar como debe ser este mundo cibernético visto desde otra lógica cultural donde influye no solo el idioma: existe una barrera relacionada con la concepción del tiempo, señalada por muchas mujeres en talleres realizados por APC, donde manifiestan su incomodidad con la lógica de velocidad-dinero-tiempo de occidente que traen aparejadas las TIC. Como dice Nidia Bustillos: “"Las mujeres indígenas viven la brecha digital a su manera. Diferentes factores fueron identificados como limitantes. Uno de ellos tiene que ver con el acceso. El costo de los equipos y de la conexión a internet continúa siendo prohibitivo para muchas de ellas, de igual manera que la capacitación escasa o inapropiada para su realidad. Con respecto a lo sociocultural, se habló del machismo y el desinterés de algunas mujeres en las nuevas tecnologías. Y de la uniformización lingüística que deja de lado las lenguas de las comunidades."

A pesar de lo señalado, en muchos países las TIC  son utilizadas estratégicamente por algunos grupos de mujeres indígenas para potenciar el trabajo en las comunidades, la educación de sus hijos bajo su cultura e idioma, cuestiones de salud sexual y reproductiva, derechos humanos, y derechos de los pueblos indígenas.
    

Las mujeres migrantes

Para comenzar, diremos que las personas migrantes son todas aquellas que inician el proceso de movilidad, cualquiera sea su estatus socioeconómico, la situación personal en la que se encuentren o las motivaciones que tengan para migrar. Se puede ser migrante dentro o fuera del país, y este traslado conlleva una serie de factores que influyen en el mundo de la persona que se reubica en otra lugar geográfico: los afectos quedan lejos, nuevos vínculos sociales se presentan día a día, la comunicación con sus familia y amigos se encarece, encontrar trabajo suele no ser fácil, y muchas veces necesitan capacitarse en nuevas habilidades, destrezas y conocimientos. 

Para estos grupos, aprender a utilizar una computadora, navegar por Internet y utilizar los programas que permiten la comunicación de manera gratuita  son fundamentales para mantener los lazos con su familia y amigos . Asimismo, pueden realizar capacitaciones virtuales e informarse acerca de su nuevo lugar de asentamiento a través de la información que encuentran en la web.

En Ecuador, por ejemplo, el 84,57% de los ciber-cafés surgió entre el 2000 y el 2004, época del éxodo masivo de emigración. Y se concentraron en las provincias donde se dió el mayor número de migrantes en términos absolutos. La letra de la canción “Tierra prometida”, del rapero español de Nach dice: “acudo al locutorio a diario, ese es mi deber, saber cómo están los míos, que tendrán para comer. “


Mujeres que padecen distintos tipos de violencia

Muchos son los aspectos en los que pueden ayudar las tecnologías de Internet a las mujeres maltratadas: desde grupos de ayuda on line, chats con especialistas e información, hasta concientización del entorno, como veremos a continuación:

La revista Hombre, de Editorial Perfil, publicó en una de sus ediciones electrónicas de 2008 el “Test Tyson”, en alusión al violento boxeador conocido por ser golpeador de mujeres y que fuera acusado de violación. El test estaba en la sección “Happy Hour” y se presentaba como un pasatiempo liviano para entretener al lector. Desde el comienzo, el test resultaba de una dureza y cinismo que chocaba al lector consciente: “¿Madura el K.O.?”.

El test proponía a los hombres diversas situaciones con respuestas múltiples sobre razones, métodos, momentos, periodicidad y duración del ejercicio violento del poder masculino para aleccionar a su pareja.

Las mujeres de distintos movimientos aprovecharon de inmediato los servicios de las nuevas tecnologías y las listas de distribución electrónica trabajaron incesantes durante varias horas. En breve tiempo, el Movimiento de Mujeres de la provincia de Córdoba, presentó su denuncia en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo. A esta siguió la de la red PAR, apoyada por periodistas de ambos sexos en todo el país. La legisladora Diana Maffia, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y la senadora nacional Marita Perceval, presentaron proyectos de declaración de repudio por la publicación del test en la versión electrónica de la revista Hombre.

En 2006, el Programa de Apoyo a las Redes de Mujeres de APC lanzó la campaña “Dominemos la tecnología”, considerando la necesidad de que las mujeres se apropien de las TIC para luchar contra la violencia que padecen. En el caso del Test Tyson, el dominio de las herramientas más simples como el correo electrónico y las listas de distribución alertó al movimiento de mujeres y feminista sobre la situación de violencia en una publicación electrónica y permitió el trabajo en red para una rápida respuesta, permitiendo incluso a las legisladoras (que también utilizaron TIC) que en cuarenta y ocho horas sus cámaras legislativas resolvieran repudiar el hecho.

La campaña “Dominemos la tecnología” propone la recuperación la tecnología para luchar contra la violencia de género utilizando cualquier herramienta TIC que hubiera a mano – teléfonos celulares, mensajería instantánea, blogs, sitios web, cámaras digitales, correo electrónico, podcast, video, etc.


Las mujeres encarceladas

En Europa las políticas penitenciarias ponen énfasis en la formación de las mujeres. Alemania, por ejemplo, ofrece formación básica (EDP qualification), que puede continuarse al salir de prisión. En numerosos países reconocen la importancia del conocimiento y acceso a las nuevas tecnologías y enseñan informática, diseño gráfico y edición digital. Vemos, entonces, que las TICs pueden ser un instrumento más para capacitar a la población carcelaria femenina.


Las mujeres adultas mayores

La tecnología puede acercar a las abuelas con sus nietos, las puede ayudar a mantenerse informadas, realizar cursos virtuales, jugar sus juegos preferidos y las mantiene activas intelectualmente. Imagino estas capacitaciones dirigidas a las abuelas, la memoria familiar de tantas recetas de cocina de antaño, de destrezas hogareñas que se van perdiendo con la asunción de nuevos y diferentes roles por parte de las mujeres, de sabiduría práctica en el cuidado de los hijos, del hogar, de la economía doméstica. Es un mundo que se va perdiendo y del cual no queda registro. No queda tiempo para conversar de esos temas con las abuelas y muchas de ellas quieren pasar “sus secretos” a las nietas, que no suelen estar muy dispuestas por falta de tiempo. Las abuelas pueden aprender las nuevas tecnologías y compartir con otras sus recuerdos, pueden ordenarlos, pueden difundirlos en sitios web o en blogs, pueden ser un archivo viviente y en línea que perdurará mientras lo sigan manteniendo  y actualizando sus pares.

Las tecnologías le permiten a nuestras adultas mayores desarrollar habilidades y capacidades, además de la percepción que se tiene de la persona mayor ante familiares, amistades y personas de contacto, e incluso su propia autoestima personal. Todo esto beneficia su integración social. Es un campo donde se pueden trabajar iniciativas intergeneracionales, recuperación de la memoria histórica y  acercamiento de las TIC a actividades cotidianas.


Las mujeres con capacidades diferentes

“Las mujeres discapacitadas comprenden el 10 por ciento de las mujeres a nivel mundial y, sin embargo, su salud reproductiva y sus derechos con frecuencia no se tienen en cuenta. Las mujeres discapacitadas, como todas las personas, disfrutan de la totalidad de los derechos humanos garantizados por el derecho y la costumbre internacional. La Declaración y Programa de Acción de Viena, de 1993, son significativos porque afirman que debe darse “especial atención” para asegurar “la no discriminación y el disfrute, en igualdad de condiciones, por parte de las y los discapacitados de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales, incluida su participación activa en todos los aspectos de la sociedad.”

Existen estimaciones de que en el mundo hay más de 5.000 millones de personas con algún tipo de discapacidad, ya sea de tipo física, mental o sensorial en la actualidad.

En los países de Latinoamérica y el Caribe sólo entre el 20% y el 30% de los niños y niñas con discapacidad asisten a la escuela debido a la falta de transporte e infraestructura accesible, maestros capacitados, materiales didácticos etc. Respecto del empleo, entre el 80% y el 90% de las personas con discapacidad en la región están desempleados y casi todos aquellos que tienen trabajo reciben salarios muy bajos o ninguna compensación monetaria.

María Esther Mogollón es una luchadora peruana que trabaja para revertir la marginación de las mujeres con capacidades diferentes, incluso a través de las nuevas tecnologías de la información. Las mujeres ciegas, por ejemplo, tienen menos posibilidades ya que requieren programas especiales para que puedan navegar, en los cuales se privilegia el sonido (…) Las TIC son esenciales para articularnos y generar corrientes de información. Los grupos de personas discapacitadas se beneficiarían mucho de ellas, tanto en el intercambio de datos importantes para su situación de salud, como para el encuentro virtual, para acortar y superar las distancias (…) las TIC nos ayudarán a informarnos y articularnos, pero sin olvidar que son las políticas públicas las que tienen que ofrecer respuestas a nuestras necesidades de educación y capacitación.”

En España existe Discapnet, un proyecto dinámico lanzado en 1989 que incluye desarrollos de curso orientados a la accesibilidad en Internet, teleformación y teletrabajo, teniendo en cuenta la adecuación a las personas con discapacidades severas o con posibilidades de padecer infoexclusión. Incorporan herramientas interactivas variadas para mejorar la respuesta a las necesidades de los usuarios, les posibilita trabajar en red y compartir experiencias, para potenciar la participación social y vida independiente.-


(este artículo fue redactado en 2009, pero muchos de los temas propuestos mantienen actualidad. Forma parte del documento “Las TIC, instrumentos en la implementación de las políticas municipales de género: sensibilizar primero”, presentado en el X Seminario de RedMuni: “Nuevo rol del Estado, nuevo rol de los Municipios”,13 y 14 de agosto de 2009. Universidad Nacional de La Matanza).