Ada Lovelace, chica tecno



¿Quién es la chica cuyo rostro aparece en los certificados de autenticidad de Windows? ¿Es la hija de Lord Byron? ¿La primera programadora de computación? ¿La amante del creador del caleidoscopio? ¿Es la mujer que creó el primer lenguaje de programación y en cuyo honor se bautizó otro basado en Pascal? ¿Estamos hablando de Lady Lovelace? ¿La mujer en cuyo honor se celebró el 24 de marzo el Ada Lovelace Day con el objetivo de bloggear en favor de las mujeres y la tecnología?

Si, estamos hablando de ella, de Ada Augusta Byron King, Lady Lovelace, Condesa de Lovelace.

La hija del célebre poeta y de Annabella Milbanke nació en el Reino Unido el 10 de diciembre de 1815. Se cuenta que cuando estaba naciendo Ada, Byron dijo a un amigo que esperaba que su hija fuera cualquier cosa menos poeta. Cuando apenas tenía un mes de edad sus padres se separaron y su madre consiguió la custodia de la niña, porque por nada del mundo quería que la pequeña estuviera con su padre ni siguiera sus pasos literarios y bohemios.

Ada fue una niña de salud endeble: era asmática y tuvo parálisis en ambas piernas, pero con el tiempo se convirtió en gimnasta y amazona. Como provenía de una familia acomodada, tuvo excelentes profesores. Su madre se preocupó por que se inclinara hacia el mundo de las ciencias y no el de las artes: fue instruida en astronomía y otras ciencias. El primer profesor de matemáticas de la Universidad de Londres, Augustus de Morgan, fue su maestro y él le presentó a Mary Sommerville, excelente matemática que había publicado un libro sobre mecánica celeste.

Un día, cuando tenía 17 años, Ada asistió a una conferencia que daba Dionysus Lardner en el Instituto de Mecánica sobre la máquina de Charles Babbage: allí la joven conoció el trabajo de quien es considerado el padre de las computadoras.
Tan maravillada quedó con la conferencia, que llegó a su casa y le escribió una carta a Babbage: de esta relación epistolar surgirían acontecimientos que aún hoy repercuten en nuestras vidas.

Babbage tenía en mente construir una máquina de cálculo especial: una máquina analítica, base de la moderna computadora. Por ese entonces, un matemático italiano llamado Louis Menebrea escribió una memoria sobre la Máquina Analítica. Babbage pidió a Ada que hiciera la traducción de la memoria. Ada no solo hizo lo que se le encargó: le agregó también una serie de notas, que en conjunto, eran más extensas que la memoria misma.

Los escritos que hizo sobre la Máquina Analítica de Babbage fueron firmados con sus iniciales porque Ada temía la censura y prejuicios que podrían caer sobre ella por su condición de mujer. A pesar de sus temores, fueron estas notas las que inspiraron a Alan Turig a trabajar en las primeras computadoras modernas en la década de 1940.

Ada propuso el uso de tarjetas perforadas como método de entrada de información e instrucciones a la Máquina Analítica; también introdujo una notación para escribir programas. Todo esto condujo a que, muchos años después, el lenguaje de programación creado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, fuera bautizado Ada así en su homenaje. 


Ada Byron, Condesa de Lovelace, murió de cáncer de útero a los 36 años de edad.