Nuevos escenarios planteados por las tecnologías 2.0

Las tecnologías digitales han producido un avance en cuanto al acceso, procesamiento y difusión de la información que podemos recoger durante la jornada electoral.
Cualquier persona que disponga de un teléfono con la capacidad de enviar mensajes y/o tomar fotografías puede documentar distintas situaciones y enviarlas de inmediato a sus colegas, periodistas o grupos de observadores electorales. No es necesario ser experto: se trata de ver, registrar y enviar.
            Ni siquiera es necesario trasladarse: veo lo que sucede y de inmediato lo registro y envío a quien me parece conveniente o a quien se me haya indicado, en caso de formar parte de un equipo de observadores.

La web 2.0

            En realidad, no existe una definición clara y definitiva de los que es la web 2.0. Lo único cierto es que ha cambiado fundamentalmente como utilizamos Internet. La web 2.0 es un avance hacia una web más colaborativa, interactiva y que brinda respuestas. Produce necesariamente un cambio en el enfoque de las empresas y desarrolladores y un cambio filosófico en la sociedad: pasamos de utilizar Internet como una herramienta a ser parte de la misma Internet.  Como dice Daniel Nations en su artículo “What is Web 2.0?”: “es el proceso de ponernos dentro de la web”.
            Con la Web 2.0 no solo estamos incrementando nuestro uso de Internet, sino que también hemos cambiado el modo en que nos relacionamos con ella. Ya no navegamos solamente para conseguir información: ahora nos conectamos para conocer qué opinan otras personas sobre un tema. Esto lo hacemos a través de blogs donde posteamos nuestros artículos o comentarios en entradas ajenas; microblogs que viralizan noticias (Twitter); redes sociales en las que hacemos amigos (citaremos las ya conocidas Facebook e Instagram); noticias socializadas donde votamos artículos (Digg, Reddit) y wikis (Wikipedia, Wikia) donde compartimos información. Las personas se conectan con otras personas.
            Los sitios web se vuelven más fáciles de usar gracias a AJAX (Asynchronous Javascript And XML), que permite a los sitios web comunicarse con los navegadores “entre bambalinas” y sin intervención humana: ya no necesitamos clickear en un determinado botón para que el sitio web realice alguna acción. Esto permite que más personas se vuelquen a Internet, porque cuanto más fácil sea de usar, mayor número de personas querrán navegar las páginas web.
            Estas posibilidades novedosas requieren determinado tipo de organización para que nuestras actividad sea efectiva. Esto lo veremos en el punto 4 de este documento.

Las nuevas formas de participación  de los ciudadanos
            La participación en línea es diferente de la participación fuera del ciberespacio y para analizarla debemos conocer cómo es la interacción de las personas con la información mediada por las computadoras (de escritorio, notebooks, netbooks, tabletas) y dispositivos móviles de telefonía.
            El usuario de tecnologías de la comunicación ha pasado por distintas etapas desde la década del ochenta hasta el día de hoy. Sus intereses fueron variando como así también las posibilidades de interacción en el mundo virtual:
- la primera generación de usuarios estaba integrada por académicos, estudiantes y hackers (que siempre están, en todos los períodos);
- en la segunda generación de usuarios encontramos consumidores, jugadores en línea, emprendedores;
- la tercera generación es la de los usuarios interactivos;
- la cuarta generación es la de los “youtubers” y quienes buscan fama por Internet;
- la quinta generación es la de los “ciudadanos de internet”, totalmente inmersos en el ciberespacio.
            Situándonos en el momento actual, las formas de participación son variadas y se cuenta con una amplia gama de posibilidades: se puede hacer desde lo mínimo, (como por ejemplo, solamente leer un artículo en un sitio web) hasta lo máximo (tener blog, cuenta en redes sociales, hacer activismo on line, etc). Considerando esto, muchos profesionales y expertos han realizado investigaciones en la materia y han publicado interesantes artículos. Es recomendable leerlos e ir siguiéndolos, porque el rápido avance en la materia hace que frecuentemente se actualicen los documentos.
            Uno de estos grupos de profesionales (Forrester Research) realizó un trabajo de investigación que arrojó como resultado una “escalera de la participación en línea”, en la cual cada peldaño representa a un tipo de usuario de Internet. A esto llamaron tecnografía social; esta clasifica a las personas de acuerdo al uso que hacen de Internet. Conforme al estudio del año 2010, los usuarios son clasificados en siete niveles de participación, desde el que tiene menos actividad hasta el que utiliza todas las posibilidades (este estudio se ha ido actualizando):
1) inactivos: no crean ni consumen contenidos.
2) espectadores: consumen contenido social creados por otros usuarios.
3) adherentes: se conectan en redes sociales, como Facebook, MySpace, etc.
4) colectores: organizan contenido, etiquetan, crean listas, para sí o para otros.
5) críticos: responden al contenido de otros.
6) conversadores: dan a conocer su opinión a otros usuarios de la red y empresas.
7) creadores: hacen el contenido social que otras personas consumen.
            Debemos señalar que una persona puede estar ubicada, en distintos momentos, en peldaños diferentes e incluso, participar de más de una categoría. Es importante considerar estas características para saber qué, cómo y cuándo comunicar a públicos tan diferentes.

            Conociendo estos estilos de participación, se puede diseñar una estrategia para aprovechar oportunidades y eliminar amenazas en la constitución de grupos que trabajen utilizando tecnologías 2.0.