Herramientas 2,0 para el monitoreo y la observación electoral

Es importante familiarizarse con el uso de herramientas 2.0 en actividades de observación, monitoreo y transparencia puesto que son fundamentales para acceder, descubrir y distribuir información.
              Vamos a utilizar diversos tipos de herramientas:
*      redes sociales
*      blogs
*      microblogs
*      agregadores de noticias
*      curaduría de contenidos
*      geolocalización
*      audio 
*      video
*      fotografías  
*      aplicaciones para dispositivos móviles
*      SMR
            Para poder aprovechar al máximo las herramientas 2.0 es necesario diseñar estrategias para su implementación y conocer el modo en que circula la información en las redes, tanto analógicas como digitales.
            El mundo de las redes on line está formado por pequeñas unidades reticulares (nodos), agentes que actúan de forma autónoma y se coordinan espontáneamente en un caos aparente, sin requerir de una dirección formalmente establecida, donde los nodos saben lo que tienen que hacer y se comunican entre sí «no para preparar la acción, sino sólo a consecuencia de ella y, sobre todo, a través de ella». Sus movimientos surgen por autoagregación espontánea. Es característica de estas redes la existencia de múltiples conflictos (cada nodo puede tener el propio) que se dan de forma simultánea y en el devenir de las acciones se produce un orden espontáneo.
              Existen distintos tipos de redes y para explicar este punto acudiremos a los estudios realizados por Paul Baran en 1964. Al analizar la estructura de las comunicaciones, Baran descubrió que en una red centralizada, la desconexión del nodo central destruye inmediatamente toda la red mientras que en una red descentralizada, al eliminar uno de los nodos centrales, la red no desaparece completamente. Baran pensó en la posibilidad de que existiera una red en la que, al eliminar cualquier nodo, ningún otro quedara desconectado: la denominó red distribuida y más adelante sería conocida como Internet.

              En un mundo de redes distribuidas, el poder mismo está distribuido y eso no es algo que agrade a todos los gobernantes porque existe la posibilidad de que los nodos vayan sincronizando los mensajes hasta propiciar un cambio en la agenda pública. Y precisamente, el ciberactivismo se basa en la capacidad del individuo para generar y transmitir ideas en una red distribuida para hacer visible el disenso y romper con la pasividad.