La redacción on line es el sitio en el que los periodistas y medios que cubren los temas que trabajan nuestras organizaciones y reparticiones pueden encontrar información, audio, video, imágenes, documentos y todo aquel material que es útil para la cobertura de alguna noticia o acontecimiento. Allí encuentran todos los recursos necesarios para contar la historia que deseamos dar a conocer: no solamente se encuentra disponible el texto de la información, sino que están los nombres y datos de contacto de las personas que pueden dar mayor información, audios y videos ampliatorios, fotografías para ilustrar las notas, documentos respaldatorios, etc.

            Las diez características que debería tener la redacción on line (que puede ser una pestaña o un ítem de menú del sitio web de la organización) son las siguientes:
* Disponibilidad y actualización
* Números de contacto
* Información institucional
* Contenido multimedia
* Links a contenido de la organización en las redes sociales
* Actualización a través de RSS feeds
* Fotografías y biografías des staff de la organización
* Galería de imágenes de calidad
* Actualización desde un blog
* Facilitar que la organización y su información sea encontrada.


EL COMUNICADO DE PRENSA 2.0

         Un día de febrero de 2006 Tom Forenski escribió un artículo para el Silicon Valley Catcher titulado “Muere! Comunicado de prensa! Muere! Muere! Muere!”, en el que proponía abandonar los viejos comunicados de prensa y adoptar un formato donde se cumpliera con una serie de puntos:
·         Desagregar el comunicado en secciones
·         Etiquetar la información
·         Proveer una breve descripción del anuncio
·         Proveer frases y declaraciones que puedan citarse
·         Proveer links a dónde acudir para ampliar la información

         Tiempo después, Todd Defren presentó unas plantillas de SMR (Social Media Release) que han comenzado a ser adoptadas por empresas y organizaciones.
         Los SMR aprovechan las capacidades multimedia de Internet y tratan de conectar la información con quienes la necesitan, aprovechando al máximo la Web 2.0. Son de gran ayuda para bloggers y periodistas.
         Básicamente, un SMR cuenta con:
·         Título
·         Párrafo introductorio
·         Noticias
·         Hechos
·         Citas
·         Información de apoyo mediante enlaces
·         Audio situado en redes sociales
·         Video redes sociales
·         Imágenes redes sociales
·         Documentos de apoyo
·         Herramientas sociales de bookmarking
·         Etiquetas
·         Suscripciones a través de RSS
·         Contactos a través de Facebook, Twitter, LinkedIn, etc.

         El SMR es sumamente útil para anunciar eventos especiales y facilita el enganche de la audiencia/lectores para que decidan actuar. Combinado con la utilización de herramientas como Pitch Engine se puede aumentar el alcance y llegada de las campañas.
       Es interesante ponerse en el lugar de los medios que reciben los comunicados de prensa de los municipios; cuánto mejor les resultaría si, en una breve nota, se adjuntan los enlaces a fotografías, videos, audios, teléfonos donde ubicar a personas responsables de los temas que se difunden, pequeñas biografías. Si reciben información lista para ensamblar, es más fácil pensar en su difusión.


SALA DE PRENSA 2.0 EN FACEBOOK

            Facebook es el lugar ideal para alojar una Sala de Prensa 2.0, por la facilidad de implementación y el fácil acceso de los usuarios.

            Comenzaremos por abrir un grupo secreto en la red social mencionada, integrado por todas las personas que estarán trabajando en la observación electoral, la recolección de información y la comunicación posterior.

            El objetivo es que todas las incidencias que observen y datos que recojan, fotografías que tomen y audios y videos que puedan producir, sean alojados de inmediato en este grupo. Las personas que estén encargadas de elaborar informes y comunicados de prensa podrán así contar con la información a medida que se va produciendo y directamente de las fuentes que se encuentran en campo.

            El procedimiento es simple y no difiere de cualquier posteo al que estamos acostumbrados a realizar en Facebook. Por ejemplo: el observador “A” registra un hecho de propaganda proselitista durante la jornada electoral. Toma una fotografía o video del suceso y de inmediato “la sube” al grupo de Facebook, con la información de dónde sucedió tal situación, hora y todos los datos que puedan enriquecer el posteo. El observador B presencia incidentes en la puerta de un local donde se está votando y los escribe en el muro del grupo, con todos los datos a su alcance. El observador C se encuentra con candidatos en la vía pública que están haciendo declaraciones a la prensa, entonces los graba con su teléfono y los sube a la red social.

            Al uso del grupo de Facebook como sala de prensa, tenemos que unir la utilización de Twitter con un hashtag acordado por el grupo de trabajo para enviar información en tiempo real, breve y clasificable.

            El producto que se obtendrá de esta interacción entre las personas que están trabajando en campo (los observadores electorales y otros voluntarios) y el equipo de comunicación que administra la Sala de Prensa 2.0 es información en crudo y en tiempo real. Con todos esos datos, cifras, imágenes, videos, audios y/o posteos de texto, se podrán ir redactando informes periódicos ricos en características multimedia.

            A lo largo de los cuatro módulos hemos estado viendo herramientas que sirven para grabar audio, tomar fotografías o registrar de alguna manera diversas situaciones. Hemos trabajado con Twitter y se han señalado las mejores formas de utilizar esta red de microblogging. El objetivo de aprender a utilizar estas herramientas no radica en el uso mismo si no en la estrategia de uso.
           
¿PARA QUÉ SIRVE ESTO?

            Es muy habitual que todas estas sugerencias y consejos que leemos acerca de las ventajas de utilizar las herramientas 2.0, no sean tomadas en cuenta. Leemos sin internalizar, sin apropiarnos de los conceptos. La Sala de Prensa on line y el comunicado de prensa 2.0 (Social Media Release, SMR) son claros ejemplos.

            Uno de los usos que puede darse al comunicado de prensa 2.0 es, por ejemplo, comunicar acerca del desarrollo de la jornada electoral. Nótese que digo comunicar y no informar. Comunicamos porque en nuestra estrategia estamos facilitando una ida y vuelta. Por supuesto, debemos haber planeado previamente la de recolección información y difusión de contenidos, pero establecidos aquellos, la utilidad del comunicado de prensa 2.0 es indiscutible.

            Imaginemos el escenario: los observadores electorales están trabajando en campo. Toman fotografías, realizan entrevistas, recolectan información, observan los acontecimientos. Gracias a las tecnologías 2.0 y el uso de teléfonos móviles, esta información está en condiciones de ser socializada en tiempo real y así, llegar a una sede central donde trabaja el equipo encargado de la comunicación.


            Este grupo puede redactar comunicados de prensa ricos en información ampliatoria y complementaria: a la gacetilla informativa tradicional, pueden agregar links que dirijan a imágenes tomadas en campo, a audios obtenidos en los lugares donde estén trabajando, a videos alojados en YouTube (o similares). Esas gacetillas deben contener dos líneas donde se mencionen las personas que pueden brindar más información, sus correos, usuarios en redes sociales y teléfonos de la organización para que puedan ser contactadas.

            Al mismo tiempo, desde la sede de la organización se pueden organizar Twitcams y Hangouts para transmitir en directo y responder consultas de las personas que están on line. Lo mismo, se puede transmitir desde un canal al estilo Ustream en directo o en diferido. También pueden postearse audios a través de los servicios de audioblogging que luego se compartirán en Twitter y en Facebook.


            De nada sirve recolectar información si no se la procesa y comparte. Los datos que quedan dormidos en un documento de Word, las fotografías olvidadas en una cámara o en un teléfono, los recuerdos de lo que hemos visto no sirven ni marcan una diferencia si no se los difunde y comparte. La forma más rápida y efectiva de poner a circular la información es utilizando estas herramientas que permitirán el trabajo conjunto para una mejor comunicación.
Una de las formas que considero muy eficaz para organizarse para el monitoreo y observación es a través de los grupos de Facebook.
Los pasos sugeridos para implementar esta organización son los siguientes:
1) Un miembro del equipo da de alta un grupo de Facebook con la configuración “cerrado” (cualquiera puede ver el grupo y quién pertenece a él, pero solo los miembros pueden ver las publicaciones) o “secreto” ( solo los miembros ven el grupo, quién pertenece a él y el contenido que publican otros miembros).
2) Todos los miembros del equipo deben estar deben chequear lo que se ha posteado.
              La utilización de grupos es muy conveniente porque pueden aprovecharse todas sus utilidades para trabajar en equipo y de manera virtual.
              Imagínense que el día de las elecciones van a trabajar con un equipo de compañeros en los distintos centros de votación. Su objetivo es observar cómo se desarrolla la jornada electoral, si hay incidentes, si se suscitan hechos de violencia o algún otro tipo de anomalía. En lugar de solamente escribir, o twitear, o realizar un llamado, piensen en que han constituido un centro virtual de información, una sala de prensa 2.0 donde colectarán todo lo que van registrando y recibiendo desde los distintos lugares donde se encuentre un miembro del equipo. Las fotografías que toman, los audios que graban, los comentarios, todo ello centralizado en un grupo de Facebook para uso del equipo de trabajo. Van recibiendo información en tiempo real de sus pares, personas en las que confían y con quienes han establecido determinados parámetros de chequeo de la información.
              Aquellos que no están en campo pueden revisar el contenido del grupo e ir redactando informes con una frecuencia pre-establecida. Pueden redactar tweets y adjuntar las fotografías con algún tipo de procesamiento (por ejemplo, un pie de fotografía con información acerca del lugar y hora en que fue tomada). Pueden distribuirla entre un directorio de contactos organizado previamente. Pueden referenciar todo con un hashtag que será el punto de referencia de la jornada.

Es importante familiarizarse con el uso de herramientas 2.0 en actividades de observación, monitoreo y transparencia puesto que son fundamentales para acceder, descubrir y distribuir información.
              Vamos a utilizar diversos tipos de herramientas:
*      redes sociales
*      blogs
*      microblogs
*      agregadores de noticias
*      curaduría de contenidos
*      geolocalización
*      audio 
*      video
*      fotografías  
*      aplicaciones para dispositivos móviles
*      SMR
            Para poder aprovechar al máximo las herramientas 2.0 es necesario diseñar estrategias para su implementación y conocer el modo en que circula la información en las redes, tanto analógicas como digitales.
            El mundo de las redes on line está formado por pequeñas unidades reticulares (nodos), agentes que actúan de forma autónoma y se coordinan espontáneamente en un caos aparente, sin requerir de una dirección formalmente establecida, donde los nodos saben lo que tienen que hacer y se comunican entre sí «no para preparar la acción, sino sólo a consecuencia de ella y, sobre todo, a través de ella». Sus movimientos surgen por autoagregación espontánea. Es característica de estas redes la existencia de múltiples conflictos (cada nodo puede tener el propio) que se dan de forma simultánea y en el devenir de las acciones se produce un orden espontáneo.
              Existen distintos tipos de redes y para explicar este punto acudiremos a los estudios realizados por Paul Baran en 1964. Al analizar la estructura de las comunicaciones, Baran descubrió que en una red centralizada, la desconexión del nodo central destruye inmediatamente toda la red mientras que en una red descentralizada, al eliminar uno de los nodos centrales, la red no desaparece completamente. Baran pensó en la posibilidad de que existiera una red en la que, al eliminar cualquier nodo, ningún otro quedara desconectado: la denominó red distribuida y más adelante sería conocida como Internet.

              En un mundo de redes distribuidas, el poder mismo está distribuido y eso no es algo que agrade a todos los gobernantes porque existe la posibilidad de que los nodos vayan sincronizando los mensajes hasta propiciar un cambio en la agenda pública. Y precisamente, el ciberactivismo se basa en la capacidad del individuo para generar y transmitir ideas en una red distribuida para hacer visible el disenso y romper con la pasividad.
Las tecnologías digitales han producido un avance en cuanto al acceso, procesamiento y difusión de la información que podemos recoger durante la jornada electoral.
Cualquier persona que disponga de un teléfono con la capacidad de enviar mensajes y/o tomar fotografías puede documentar distintas situaciones y enviarlas de inmediato a sus colegas, periodistas o grupos de observadores electorales. No es necesario ser experto: se trata de ver, registrar y enviar.
            Ni siquiera es necesario trasladarse: veo lo que sucede y de inmediato lo registro y envío a quien me parece conveniente o a quien se me haya indicado, en caso de formar parte de un equipo de observadores.

La web 2.0

            En realidad, no existe una definición clara y definitiva de los que es la web 2.0. Lo único cierto es que ha cambiado fundamentalmente como utilizamos Internet. La web 2.0 es un avance hacia una web más colaborativa, interactiva y que brinda respuestas. Produce necesariamente un cambio en el enfoque de las empresas y desarrolladores y un cambio filosófico en la sociedad: pasamos de utilizar Internet como una herramienta a ser parte de la misma Internet.  Como dice Daniel Nations en su artículo “What is Web 2.0?”: “es el proceso de ponernos dentro de la web”.
            Con la Web 2.0 no solo estamos incrementando nuestro uso de Internet, sino que también hemos cambiado el modo en que nos relacionamos con ella. Ya no navegamos solamente para conseguir información: ahora nos conectamos para conocer qué opinan otras personas sobre un tema. Esto lo hacemos a través de blogs donde posteamos nuestros artículos o comentarios en entradas ajenas; microblogs que viralizan noticias (Twitter); redes sociales en las que hacemos amigos (citaremos las ya conocidas Facebook e Instagram); noticias socializadas donde votamos artículos (Digg, Reddit) y wikis (Wikipedia, Wikia) donde compartimos información. Las personas se conectan con otras personas.
            Los sitios web se vuelven más fáciles de usar gracias a AJAX (Asynchronous Javascript And XML), que permite a los sitios web comunicarse con los navegadores “entre bambalinas” y sin intervención humana: ya no necesitamos clickear en un determinado botón para que el sitio web realice alguna acción. Esto permite que más personas se vuelquen a Internet, porque cuanto más fácil sea de usar, mayor número de personas querrán navegar las páginas web.
            Estas posibilidades novedosas requieren determinado tipo de organización para que nuestras actividad sea efectiva. Esto lo veremos en el punto 4 de este documento.

Las nuevas formas de participación  de los ciudadanos
            La participación en línea es diferente de la participación fuera del ciberespacio y para analizarla debemos conocer cómo es la interacción de las personas con la información mediada por las computadoras (de escritorio, notebooks, netbooks, tabletas) y dispositivos móviles de telefonía.
            El usuario de tecnologías de la comunicación ha pasado por distintas etapas desde la década del ochenta hasta el día de hoy. Sus intereses fueron variando como así también las posibilidades de interacción en el mundo virtual:
- la primera generación de usuarios estaba integrada por académicos, estudiantes y hackers (que siempre están, en todos los períodos);
- en la segunda generación de usuarios encontramos consumidores, jugadores en línea, emprendedores;
- la tercera generación es la de los usuarios interactivos;
- la cuarta generación es la de los “youtubers” y quienes buscan fama por Internet;
- la quinta generación es la de los “ciudadanos de internet”, totalmente inmersos en el ciberespacio.
            Situándonos en el momento actual, las formas de participación son variadas y se cuenta con una amplia gama de posibilidades: se puede hacer desde lo mínimo, (como por ejemplo, solamente leer un artículo en un sitio web) hasta lo máximo (tener blog, cuenta en redes sociales, hacer activismo on line, etc). Considerando esto, muchos profesionales y expertos han realizado investigaciones en la materia y han publicado interesantes artículos. Es recomendable leerlos e ir siguiéndolos, porque el rápido avance en la materia hace que frecuentemente se actualicen los documentos.
            Uno de estos grupos de profesionales (Forrester Research) realizó un trabajo de investigación que arrojó como resultado una “escalera de la participación en línea”, en la cual cada peldaño representa a un tipo de usuario de Internet. A esto llamaron tecnografía social; esta clasifica a las personas de acuerdo al uso que hacen de Internet. Conforme al estudio del año 2010, los usuarios son clasificados en siete niveles de participación, desde el que tiene menos actividad hasta el que utiliza todas las posibilidades (este estudio se ha ido actualizando):
1) inactivos: no crean ni consumen contenidos.
2) espectadores: consumen contenido social creados por otros usuarios.
3) adherentes: se conectan en redes sociales, como Facebook, MySpace, etc.
4) colectores: organizan contenido, etiquetan, crean listas, para sí o para otros.
5) críticos: responden al contenido de otros.
6) conversadores: dan a conocer su opinión a otros usuarios de la red y empresas.
7) creadores: hacen el contenido social que otras personas consumen.
            Debemos señalar que una persona puede estar ubicada, en distintos momentos, en peldaños diferentes e incluso, participar de más de una categoría. Es importante considerar estas características para saber qué, cómo y cuándo comunicar a públicos tan diferentes.

            Conociendo estos estilos de participación, se puede diseñar una estrategia para aprovechar oportunidades y eliminar amenazas en la constitución de grupos que trabajen utilizando tecnologías 2.0.
La irrupción de las tecnologías 2.0 en general y de las redes sociales en particular produjeron un cambio en el paradigma en que circula la información. Los lectores ya no son pasivos, los clientes interactúan con las marcas que consumen, los activistas organizan campañas globales de incidencia. En 1971 se envió el primer correo electrónico, en 1994 se fundó Geocities, en 1997 AOL popularizó la mensajería instantánea, en 2003 surgió MySpace, en 2004 apareció Facebook y en 2006 irrumpió Twitter: los tiempos parecen acortarse en el mundo de la tecnología. No terminamos de acostumbrarnos a una herramienta cuando surge otra y el vertiginoso ritmo hace que las personas se incorporen o queden fuera de un universo con normas propias.
            Las reglas son diferentes en las comunidades virtuales. Alguien dice (postea) algo y de inmediato otra persona lo comenta. Esos dos individuos pueden o no conocerse personalmente, compartir amigos, tener gustos en común. Sin embargo, interactúan y sus propias redes de amigos comienzan a tener conocimiento de la opinión de ese otro que hasta el momento desconocían. La información avanza por canales que antes no transitaba. Se socializa. Las redes deciden qué comentar y qué no, cuál información les interesa, qué merece ser redistribuido y popularizado.
            Por eso es importante conocer el universo de las redes sociales. Las habilidades requeridas no se reducen a saber escribir un tweet y tener un perfil en Facebook. Hay que saber buscar, comunicar, generar diálogos. Pasar de la difusión a la comunicación. Alentar conversaciones. Obtener retroalimentación. Instalar temas.
            La participación en el mundo virtual difiere de la participación en el mundo real y es importante conocer su dinámica.
            Así, una de las herramientas más utilizadas para comunicar en tiempo real adjuntando audio, video, imágenes, archivos de texto es la red de microblogging Twitter y le siguen de cerca Facebook, Instagram y Google+.

            Redes sociales, blogging y micro-blogging, fotologs, videologs, podcasts, aplicaciones para gestionar todas nuestras cuentas: una verdadera selva digital. Pero todas estas tecnologías no surtirán efecto si no diseñamos una estrategia para su mejor aprovechamiento.