En camino

Diera la impresión de que la vida es una larga espera.
Hoy me pasé el día esperando: en la autopista, para que avance la fila de automóviles;  en los dos bancos, para realizar trámites por las tarjetas.  Hice cola para pagar los regalos que compré y cola para sacar turno en la clínica.  Ahora hago cola para que me atienda el medico y haré cola en la farmacia.  Entre espera y espera, transcurrió el día trasladándome de un lado al otro caminando,  en auto o en subte.
Cuando no hacía cola ni estaba transladandome, esos raros instantes en los que uno siente que completó el ciclo, eran momentos para organizar el éxodo siguiente.
De tanto ir, ya no recuerdo como es llegar. Debe ser porque siempre estoy en camino.