Violencia de género y tecnología

not-my-boyfriends-computerMuchos son los aspectos en los que puede ayudar la tecnología a las mujeres víctimas de violencia: desde grupos de ayuda online, chats con especialistas, aplicaciones para los teléfonos y tabletas hasta concientización del entorno, como veremos a continuación:

La revista “Hombre”, de Editorial Perfil, publicó en una de sus ediciones electrónicas de 2008 el “Test Tyson”, en alusión al violento boxeador conocido por ser golpeador de mujeres y que fuera acusado de violación. El test estaba en la sección “Happy Hour” y se presentaba como un pasatiempo liviano para entretener al lector. Desde el comienzo, el test resultaba de una dureza y cinismo que chocaba al lector consciente: “¿Madura el K.O.?”.

El test proponía a los hombres diversas situaciones con respuestas múltiples sobre razones, métodos, momentos, periodicidad y duración del ejercicio violento del poder masculino para aleccionar a su pareja.

Las mujeres de distintos movimientos aprovecharon de inmediato los servicios de las nuevas tecnologías y las listas de distribución electrónica y trabajaron incesantes durante varias horas. En breve tiempo, el Movimiento de Mujeres de la provincia de Córdoba (Argentina), presentó su denuncia en el Instituto Nacional contra la Discriminacion, la Xenofobia y el Racismo. A esta siguió la de la red PAR , apoyada por periodistas de ambos sexos en todo el país. La legisladora Diana Maffia, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y la senadora nacional Marita Perceval, presentaron proyectos de declaración de repudio por la publicacion del test en la versión electrónica de la revista Hombre.

En 2006, el Programa de Apoyo a las Redes de Mujeres de APC lanzó la campaña “Dominemos la tecnología”, considerando la necesidad de que las mujeres se apropien de las TIC para luchar contra la violencia que padecen. En el caso del Test Tyson, el dominio de las herramientas mas simples como el correo electrónico y las listas de distribución alertó al movimiento de mujeres y feminista sobre la situación de violencia en una publicación electrónica y permitió el trabajo en red para una rápida respuesta, permitiendo incluso a las legisladoras (que también utilizaron TIC) que en cuarenta y ocho horas sus cámaras legislativas resolvieran repudiar el hecho.

La campaña “Dominemos la tecnología” propone la recuperación la tecnología para luchar contra la violencia de género utilizando cualquier herramienta TIC que hubiera a mano – teléfonos celulares, mensajería instantánea, blogs, sitios web, cámaras digitales, correo electrónico y podcast.