Cómo vemos la tecnología las mujeres

home-office-54583_640La multidiscriminación que padecen las mujeres (por razones de género, situación geográfica, situación económica, aspectos culturales, etc.) unida a la fractura digital, está generando una nueva forma de analfabetismo y lamentablemente, las estadísticas que se publican sobre la fractura (o brecha) digital pocas veces brindan información sobre la fractura digital de género. A esto se agregan los estudios que señalan el traslado de los roles tradicionales masculinos y femeninos al ámbito de las nuevas tecnologías
Por otro lado, sabemos que el tiempo que las mujeres necesitan para capacitarse se resta de las horas dedicadas a la labor profesional o comercial, a las tareas hogareñas, a la familia y a la vida de relación.
Las mujeres que deciden iniciar este camino deben estar convencidas que esas horas están siendo invertidas en algo que redundará en beneficio propio y de su entorno. Por eso es tan importante la representación subjetiva de la que hablábamos en otro artículo. Frases comunes que se escuchan en estos casos son: “A mí no me atrae Internet”, “Yo prefiero el contacto cara a cara”, “No tengo tiempo para estar haciendo jueguitos”, “Yo no entiendo esa máquina”, “Esas son cosas para chicos”…
Mi perspectiva de la cuestión se vincula íntimamente con la apropiación que las mujeres pueden hacer de la tecnología, toda vez que ésta es una herramienta, un medio, un instrumento del cual pueden servirse para mejorar su calidad de vida e interactuar, vincularse y relacionarse con sus semejantes en un entorno sustentable.