Apropiarse de la tecnología

macbook-336704_640No soy especialista en cuestiones de género, pero me interesa el modo en que las mujeres utilizan la tecnología. Como temprana usuaria de computadoras y abonada diaria a las innovaciones en este campo, no dejan de sorprenderme las distintas actitudes de muchas de mis pares frente a las computadoras (de escritorio, portátiles), los smartphones y las TIC.

Muchas veces, su vinculación con la tecnología no tiene que ver con la extracción social o la formación que hayan recibido. Frases como "Esas son cosas para los chicos", "No me atrae", "No tengo tiempo para eso" pueden ser escuchadas en amas de casa, jóvenes profesionales, empresarias de edad madura, universitarias, cajeras de supermercado. De modo que la falta de aprovechamiento, la no apropiación de la tecnología no tiene que ver solamente con poseer una computadora, o tener facilitado el acceso, o la posibilidad de conexión. Hay algo más, otra variable que deberíamos considerar: la representación subjetiva que tienen las mujeres respecto de la tecnología.

¿Cómo interpretar, sino, que mujeres con computadora en su hogar, conexión de banda ancha y con los programas de uso frecuente instalados, prefieran abonar sumas abultadas para hablar por teléfono con sus hijos que residen en otros países, cuando podrían utilizar, por ejemplo, Skype o cualquier programa de mensajería instantánea, de uso gratuito y con la posibilidad de utilizar la cámara de video?

¿Cuál es la representación subjetiva que tienen las mujeres (las distintas mujeres) respecto de las TIC? ¿Cuál es su vinculación con las computadoras?¿Cómo se imaginan a ellas mismas en relación con los dispositivos móviles y de escritorio?¿Le encuentran algún sentido y utilidad? ¿Visualizan como posible el paso del “uso” a la “apropiación”?

¿Qué efectos puede tener el uso de la tecnología en nuestra vida diaria?

Tal vez estemos encarando mal el problema. Si se explicita que se puede trabajar, informar, comunicar, difundir ideas, organizar grupos, celebrar reuniones a distancia, compartir y corregir documentos en línea, alertar sobre cuestiones específicas, estaremos avanzando en despertar el interés para aprender algo nuevo y ajeno a la vida diaria de muchas mujeres.

Trabajar en la sensibilización respecto del uso y apropiación de las nuevas tecnologías es importante para que la capacitación posterior sea positiva. Pero el ciclo no debe terminar allí: debe darse un paso más: aprender a personalizar esas tecnologías y darle un uso productivo y acorde a las necesidades de la mujer, al grupo al que pertenece, sus gustos y preferencias. Apropiarse de la tecnología.