Cuenta regresiva para las clases presenciales de agosto en Tegucigalpa