Argentina está que arde: el calor es de leyenda y los argentinos no recordamos un diciembre igual desde hace casi cincuenta años. Para empeorar las cosas, no tenemos energía eléctrica: en la Década Ganada (ganada por los que roban con y desde el Gobierno) perdimos todos. Y perdimos, entre otras cosas, un buen servicio de energía que pueda hacer frente a la demanda actual de los argentinos.

El problema actual nos está haciendo olvidar que hace pocos días ardíamos en el fuego de los saqueos en distintas ciudades del país.

Y los saqueos nos estaban haciendo olvidar los accidentes ferroviarios en los que tantas personas han perdido la vida por irresponsabilidad y falta de controles.

Claro, los trenes nos distraen un poco de los infinitos problemas de corrupción. Ya nadie habla de las valijas de Antonini Wilson porque tenemos para divertirnos con las felonías del vicepresidente Boudou, las revelaciones de Leo Fariña y la ruta del dinero K, las aventuras de Jaime, Héctor Capacciolli y la mafia de los medicamentos y la investigación por asociación ilícita de Julio De Vido, Néstor Kirchner, Jaime, Rudy Ulloa, Carlos Zannini, Cristóbal López y Lázaro Báez.

Todo esto es sobrevolado por los aleteos del cepo cambiario, las muertes derivadas por la inseguridad y los continuos ataques a los medios de prensa.

Entonces, la gente protesta. Protesta y con razón. Sale a la calle, cortas las rutas, arma piquetes. No es para asombrarse: se rompió el contrato social. Ya no nos protege el Estado. dado que no actúa en nuestro nombre, dicen los ciudadanos, tomamos la cuestión en nuestras manos. Las herramientas preestablecidas no han servido para canalizar los reclamos: ahora se convirtieron en protesta.

La cuestión social que se resolvía implementando una política pública se ha convertido en protesta social (no ya reclamo) y no se resuelve con medidas asistencialistas.

Que se pueda cargar el celular en los centros del Gobierno de la Ciudad causaría risa sino fuera tan patético. Que se distribuyan botellas de agua es algo similar.  Que Julio De Vido publique un suplemento llamado "Un año de grandes avances en energía" en un diario oficialista produce escozor.

Necesitamos que alguien asuma responsabilidades y comience a implementar medidas que lleven a una solución. da vergüenza que nadie salga a dar la cara y se hayan ido de vacaciones mientras el país tiembla ante la medida del desatino.

Y encima de todo hay que soportar a quienes se enojan con los vecinos que protestan. Ya los quisiera ver yo después de estar quince días sin luz, sin agua, sin medicamentos ni posibilidad de consumir alimentos frescos… ¿Qué se supone que tienen que hacer? Claro que hay que dar un paso más: al frente de los vecinos tendrían que estar sus legisladores, sus concejales, los dirigentes de los CGP de la Ciudad de Buenos Aires… Los vecinos tendrían que articular las protestas y formar una red que los ayude a movilizar, circular, visibilizar y hacer efectivos los reclamos. El piquete muere en el piquete. Se apaga cuando se apaga el fuego de los neumáticos. La protesta debe circular, crecer y tornarse efectiva para conseguir soluciones concretas. Hay que pasar de la queja al reclamo y de allí a la incidencia activa. En la medida que los ciudadanos se movilicen de acuerdo a la brújula de sus intereses, nada cambiará. Aunque se resuelva mi problema, hay que seguir activo hasta que no quede un solo barrio con problemas.

No se puede ser tibio cuando Argentina arde.

Para aquellos que nos comunicamos mucho a través de las redes sociales y lo hacemos a menudo desde el teléfono, nos limitamos a ver las notificaciones de nuevos mensajes o comentarios, los respondemos o les damos “Like” y seguimos nuestra vida. Rara vez tenemos tiempo para revisar por la noche otra vez lo que ya vimos desde el teléfono durante el día.

Pero…. hete aquí que existen algunos recovecos ocultos donde no solemos revisar y que acumulan mensajes de nuestros contactos que jamás hemos leído y, obviamente, nunca hemos respondido.

Pónganse a revisar su Facebook siguiendo estos pasos y cuéntenme luego cómo les fue.

Registro de actividad

Revisen el item denominado “Registro de actividad”; pueden llevarse algunas sorpresas. Por ejemplo, mi cumpleaños fue ayer, 25 de diciembre. Algunos amigos me saludaron en el muro, pero descubrí que muchos que me habían enviado sus mensajes no aparecían en ningún lado. Por suerte, los encontré revisando el registro de actividad. Tiene que ingresar aquí, donde dice “Registro de actividad”, debajo de “Actualizar información”:

actividad 01

Una vez que ingresan allí, verán esta pantalla:

actividad 02

… y allí la sorpresa: en la columna de la izquierda van a encontrar distintos ítems para revisar donde encontrarán los comentarios de sus amigos que nunca habían leído, por ejemplo.

Mensajes

Pero eso no es todo. Si van a la sección mensajes (el ícono del “sobrecito”), verán que existe la opción “Otros”, donde encontrarán comunicaciones que no han ido a la bandeja de entrada general:

otros

Seguramente, tendrán muchos mensajes que leer y responder, razón más que suficiente para cortar aquí este post. ¡Suerte con la revisión de sus Facebooks!

@martagaba




El tema que deseo analizar, las nuevas tecnologías para la incidencia política en redes juveniles, está vinculado a las multitudes inteligentes y las comunidades usuarias de tecnologías digitales. Así, presentaré algunas ideas que deben considerarse al momento de trabajar con estas redes.
Voy a referirme a cuatro puntos fundamentales para mi construcción:
- la innovación disruptiva de las tecnologías 2.0
- la apropiación y representación subjetiva de las herramientas digitales
- la dinámica de las redes
- la incidencia en el mundo analógico a través de herramientas digitales.

La innovación disruptiva de las tecnologías 2.0
En el mundo de las tecnologías, como en tantas otras áreas, podemos hablar de posturas distópicas y posturas utópicas. Entre los autores utópicos (optimistas) respecto a las consecuencias sociales del desarrollo de las comunidades virtuales, encontramos a Howard Rheingold. Fue Rheingold quien, justamente, acuñó el término comunidad virtual lo mismo que el concepto multitudes inteligentes (smart mobs), una forma de organización social que nace y se estructura a través de las TIC[1].
El tema que analizaré, como comenté más arriba, está vinculado a las multitudes inteligentes y las comunidades usuarias de tecnologías digitales que las utilizan de modo disruptivo.
La disrupción no radica únicamente en generar un cambio revolucionario en la tecnología o el mercado, sino en sorprender con soluciones inesperadas. La innovación puede presentarse de diversas maneras: como innovación sustentable y como innovación disruptiva.
La innovación sustentable no cambia el escenario donde opera ni desea lograr mutaciones drásticas. Puede ser evolutiva (una mejora de acuerdo a lo esperado) o revolucionaria (una mejora inesperada, pero no afecta lo existente). En cambio, la innovación disruptiva crea un nuevo estado de cosas, ya que aplica nuevos valores de manera inesperada.
Facebook y Skype son ejemplos disruptivos.
Para utilizar las tecnologías digitales de forma disruptiva es necesario recordar dos cosas:
Primero: Lo importante no es la herramienta, sino la implementación.
Segundo: Hay que alejarse de viejos paradigmas y construir algo nuevo.
Hay dos frases, una de Henry Ford y otra de Steve Jobs, personajes disruptores por definición, que siempre me han parecido muy ilustrativas de este punto:
“No es asunto del consumidor saber qué es lo que quiere” (Steve Jobs)
“Si yo hubiera preguntado a la gente qué es lo que deseaban, me hubieran dicho ‘caballos más rápidos’” (Henry Ford).
Eso es disrupción. Tomar un camino diferente al que todos esperan en un escenario dado.
Utilizar Twitter para realizar entrevistas y dar clases. O como un muro dinámico. Usar los grupos de Facebook como cuaderno de notas, como espacio de reuniones, como sala de prensa. Convertir las aplicaciones de audio en radioemisoras minimalistas. El uso innovador e inesperado de una tecnología la vuelve disruptiva.
Y para llegar a la disrupción, es necesario proceder primero a la apropiación subjetiva de estas herramientas.

Apropiación y representación subjetiva
La apropiación como concepto referido a las tecnologías de la información y comunicación fue trabajado inicialmente por investigadores franco-canadienses en los primeros estudios al respecto en las décadas de los setentas y de los ochentas; estos investigadores deseaban desarrollar una sociopolítica de los usos que resaltara la dimensión conflictiva de la apropiación de las tecnologías en el seno de las relaciones de producción y de reproducción de la economía capitalista.
Respecto de la apropiación, resulta interesante la reflexión que realiza Serge Proulx, sociólogo francés que estudia la apropiación social de las tecnologías de la información y la comunicación en las sociedades contemporáneas. Comenta el autor que Internet fue americana (estadounidense, aclaro yo) desde su nacimiento, involucrada con las fuerzas armadas, universidades, y después, las fuerzas del mercado capitalista. Así, la red estuvo teñida desde el comienzo por el lenguaje anglo-americano, lo cual se nota en los protocolos de interconexión y en los programas de software. Pero con el paso del tiempo, su uso se esparció por el mundo y los modelos culturales en torno suyo son ahora más plurales y heterogéneos, distanciándose gradualmente de la cultura angloamericana de origen
Otro autor, Michel de Certau, señala en sus trabajos cómo las prácticas de los usuarios marcan una diferencia con el programa que tratan de imponer las industrias culturales. Los usuarios son imprevisibles y, como tales, modifican y desvían los servicios que les son ofrecidos con otros usos que ellos prefieren.
En una línea similar encontramos a Manuel Castells, quien señala la doble perspectiva de la apropiación tecnológica: lo que Internet nos hace a nosotros y lo que la gente le hace a Internet.
Proulx formula la hipótesis siguiente: un uso significativo de las utilidades de Internet puede llevar al usuario a participar plenamente en la sociedad global de hoy; los nuevos mecanismos que posibilitan hacerse ver y escuchar han hecho visibles a actores emergentes hasta hoy desconocidos.
Para que se dé la apropiación social el contacto con la tecnología debe producir un cambio sobre las prácticas sociales asociadas con esa tecnología y, luego, quienes se apropian deben ser capaces de regular el resultado del cambio en sus prácticas sociales.
En 2004 Proulx escribió una obra llamada La révolution Internet en question, donde se refiere al modelo mental como la representación subjetiva que un usuario se hace del objeto técnológico del que intenta apropiarse. Esa representación subjetiva está en función de lo que la persona sabe, sospecha, intuye respecto del objeto y su tecnología, de las posibilidades que supone puede brindarle y de la disposición que tiene frente a los artefactos, lo cual podría llamarse cultura tecnológica. Otro concepto al que se refiere Proulx es el de proceso de apropiación de Internet, que se define por tres condiciones: la accesibilidad, la comprensión del manejo de los artefactos y la producción de contenidos.

Dinámica de redes
Para hablar de redes es necesario que nos remontemos a los estudios realizados por Paul Baran en 1964. Al analizar la estructura de las comunicaciones, Baran descubrió que en una red centralizada, la desconexión del nodo central destruye inmediatamente toda la red mientras que en una red descentralizada, al eliminar uno de los nodos centrales, la red no desaparece completamente. Baran pensó en la posibilidad de que existiera una red en la que, al eliminar cualquier nodo, ningún otro quedará desconectado: la denominó red distribuida y más adelante sería conocida como Internet.
Basados en lo que antecede, podemos decir que los modelos de trabajo en red, sobre todo focalizando en ciberactivismo, son tres:
a) modelo centralizado, donde las acciones son propuestas desde el centro y desde allí se difunden las ideas.
b) modelo descentralizado, en el que existen varios nodos dinamizadores que acumulan y distribuyen información;
c) modelo distribuido, en el que no existe un nodo dinamizador y las acciones surgen desde los nodos, con un debate distribuido que produce consecuencias no previsibles a primera vista.
Pero además de comprender cómo circula la información y qué dinámica prevalece en una red, debemos conocer por quiénes está constituida. Así, no será lo mismo si la mayoría de sus miembros pertenecen a la generación de los baby boomers (1946-1964), la generación X (1965-1979) o los millennials (1980-2000). Los estilos de comunicación y de trabajo varían significativamente de una a otra generación.

La incidencia en el mundo analógico
a través de herramientas digitales
La participación digital es diferente de la participación analógica y para analizarla debemos conocer cómo es la interacción de las personas con la información mediada por los artefactos tecnológicos.
El usuario de tecnologías de la comunicación e información (TIC) ha pasado por distintas etapas desde la década del ochenta hasta el día de hoy. Sus intereses fueron variando como así también las posibilidades de interacción en el mundo virtual:
- la primera generación de usuarios estaba integrada por académicos, estudiantes y hackers (que siempre están, en todos los períodos);
- en la segunda generación de usuarios encontramos consumidores, jugadores en línea, emprendedores;
- la tercera generación es la de los usuarios interactivos;
- la cuarta generación es la de los youtubers y quienes buscan fama por Internet;
- la quinta generación es la de los “ciudadanos de internet” (netizens), totalmente inmersos en el ciberespacio.
Situándonos en el momento actual, las formas de participación son variadas y se cuenta con una amplia gama de posibilidades: se puede hacer desde lo mínimo, (como por ejemplo, leer un artículo en un sitio web) hasta lo máximo (tener blog, cuenta en redes sociales, hacer activismo on line, etc).
Un grupo de profesionales de Forrester Research realizó un trabajo de investigación que arrojó como resultado una escalera de la participación en línea, en la cual cada peldaño representa a un tipo de usuario de Internet. A esto llamaron tecnografía social; ésta clasifica a las personas de acuerdo al uso que hacen de Internet. Conforme al estudio del año 2010, los usuarios son clasificados en siete niveles de participación, desde el que tiene menos actividad hasta el que utiliza todas las posibilidades:
1) inactivos: no crean ni consumen contenidos.
2) espectadores: consumen contenido social como blogs, videos creados por otros usuarios, podcasts.
3) adherentes: se conectan en redes sociales, como Facebook, MySpace, etc.
4) organizadores: organizan contenido, etiquetan, crean listas, para sí o para otros.
5) críticos: responden al contenido de otros. Editan wikis, formulan críticas, participan en foros.
6) conversadores: dan a conocer su opinión a otros usuarios de la red y empresas.
7) creadores: hacen el contenido social que otras personas consumen. Escriben blogs, suben videos y música, comparten fotografías.
Debemos señalar que una persona, en distintos momentos, puede estar ubicada en peldaños diferentes e incluso, participar de más de una categoría.
Es importante considerar estas características por dos razones: una referida a las personas que forman parte de nuestros grupos de trabajo y otra enfocada al público al que deseamos llegar con nuestro mensaje y realizar incidencia. Conociendo estos estilos de participación, se puede diseñar una estrategia para aprovechar oportunidades y eliminar amenazas. Debemos averiguar cuán sociodigitales son las personas, recordando que también influye la generación a la que pertenece el público receptor de las acciones.
Y hablando de público receptor, es conveniente desagregarlo en dos grandes grupos (que a su vez admiten subdivisiones en las que no abundaremos aquí): un grupo está constituido por aquellos sobre los que se realizan las acciones de incidencia (un poder del Estado, un grupo empresarial, un partido político) y el otro grupo es el público en general que al principio funge como espectador pero que después puede pasar a unirse a las acciones de incidencia.
Nunca debemos olvidar que el individuo está en la raíz del tema en análisis. El individuo con una causa. El individuo que, en algún momento, se une a otros (o se le unen) para llevar adelante su objetivo: instalar su causa y hacerla triunfar. Este individuo (o grupo u organización o partido político) elige y desarrolla una de muchas estrategias posibles para cumplir su cometido. Y una vez elegida una estrategia, selecciona qué recursos le serán útiles para llevar adelante su plan y lograr sus objetivos. Como ven, existen al menos tres etapas en este análisis:
- En la primera etapa, se encuentra el activista, el militante. Puede abocarse a una causa social desde una OSC o desde la militancia en un partido político. Puede no pertenecer a organización alguna y decidir trabajar en solitario, aunque en algún momento recurrirá a otras personas, aunque más no sea para difundir su mensaje. En esta etapa debemos estudiar y analizar a las personas y organizaciones, a las redes, asociaciones, coaliciones, frentes, desagregando a los colectivos. Es decir, a los actores sociales y políticos. También debemos estudiar la problematización de la cuestión social que busca ser ingresada en agenda.
- En la segunda etapa encontramos las estrategias posibles para llevar adelante la causa que se promueve. Su instalación. Las distintas acciones de incidencia, acción colectiva, cabildeo. La advocacy. El lobby. Las distintas formas de militancia. El posible modo de actuar según los distintos tipos de redes. La estrategia elegida se vincula estrechamente con las herramientas que se utilizarán y a su vez está condicionada por los recursos de que se dispone.
- En la tercera etapa hallamos, finalmente, las herramientas que utilizará el individuo para ayudarse en la instalación de su causa. Puede valerse de herramientas analógicas, digitales o de ambas.
Reducir la incidencia con herramientas digitales al uso de Facebook y Twitter es mutilar un área rica y multifacética.
Ahora bien: para desarrollar una estrategia debemos conocer el escenario y los actores que la llevarán adelante. De nada sirve utilizar fórmulas que fueron exitosas en otros contextos. Por eso es importante saber cuál es el estado de la conectividad en el país y el uso de las tecnologías 2.0 por los ciudadanos.
De acuerdo con estudios realizados por iLifebelt en Centroamérica en enero de 2013, los usuarios móviles (que se conectan a Internet mediante smartphones) constituyen el 28%. La edad promedio de estos usuarios es de 25 a 30 años, con nivel educativo universitario, empleados a tiempo completo y se conectan de forma continua. Tienen una antigüedad de cinco años promedio en las redes sociales y utilizan Internet para comunicarse con amigos y familiares, leer información y noticias, compartir contenido y subir fotografías.
El Salvador cuenta con 1.536.040 usuarios de Facebook, ocupando el tercer lugar en cuanto a usuarios después de Guatemala y Costa Rica. Casi el 70% de los usuarios de redes sociales en El Salvador son hombres, el 38% son universitarios y el 22% son usuarios de 25 a 30 años. Respecto de la utilización de redes sociales en el lugar de trabajo, en El Salvador el 34% de los usuarios afirma que no tienen permitida la utilización de estos canales en sus organizaciones.
En el área metropolitana de El Salvador, el 82,5% de la población accede con alguna frecuencia a Internet. Lo hacen desde su casa (85,6%), utilizando smartphones (27,6%) y desde el trabajo (18,5%). El 84,5% es usuario de Facebook, mientras que Twitter cuenta con el 12% de usuarios y solo el 3% tiene cuenta en YouTube.
Todos estos datos son importantes al momento de diseñar estrategias de incidencia utilizando herramientas 2.0. Decidir cuál será la red social elegida, si es mejor usar canal de video o no, si es mejor centrar esfuerzos en Facebook, Twitter o ninguno de ellos es fundamental para poder avanzar sobre firme. De nada vale armar una fabulosa campaña centrada en Twitter si solo el 12% de los usuarios del área metropolitana de El Salvador tiene cuenta en la red de microblogging, salvo que se trate de llamar la atención de usuarios del exterior.

Conclusiones
Para que puedan realizarse acciones de incidencia efectivas utilizando tecnologías digitales (conocidas como herramientas 2.0), necesitamos primero que las personas que las utilizarán se hayan apropiado de ellas, las hayan comprendido y hayan resignificado su uso.
Es importante tener claro quiénes son las personas que utilizan las tecnologías porque de acuerdo a su generación de pertenencia, se sentirán más cómodos con distintos estilos de trabajo y comunicación.
Estas personas deben estar organizadas en red, de preferencia bajo la forma de red desconcentrada, para asegurar la circulación de la información y las acciones disruptivas. Esta red debe contar con una estrategia que determinará cuáles herramientas analógicas y cuáles herramientas digitales utilizará para llevar a cabo las acciones de incidencia.
La estrategia debe basarse en los datos de conectividad y uso de las redes sociales de la población con la cual se desea trabajar en acciones de incidencia, tanto como actores de las acciones o receptores de las mismas.-


[1] Tecnologías de la Información y la Comunicación.
Si por casualidad hiciste click en la imagen en lugar de comenzar con la lectura del módulo... sugiero que regreses al campus y no te distraigas. Esta ha sido una prueba para ver si te tientas en hacer click cuando estás leyendo y pospones lo que tienes entre manos para averiguar qué se oculta detrás de un link... 
De modo que... regresa por favor al



Imprescindibles los portapapeles cuando trabajamos on line: aquí les dejo un listado para que prueben y decidan cuál les viene mejor:

Clipjump

Shapeshifter

ClipCube

ArsClip 

ClipboardFusion

Clipboard Master

Si les interesan estos tips, hagan una búsqueda en Twitter relacionando #OficinaVirtual y @martagaba: aparecerán todas las sugerencias que formulo a diario.

Continuamos con los tips para la #OficinaVirtual… o, al menos, con las herramientas que he probado y me parecen interesantes. Hoy voy a sugerirles que visiten los sitios web de Hojoki, Toolea y Rapportive para conocer un poco más acerca de ellas.

Hojoki viene a unir en una sola herramienta dos aspectos muy interesantes: la creación de un espacio de trabajo al cual uniremos las aplicaciones que usamos y la posibilidad de compartirlo con las personas que queramos. Por ejemplo, puede crearse un espacio llamado “Oficina del equipo”, invitar a unirse a las personas con quienes trabajo vía correo electrónico y comparto con ellas aquellas aplicaciones y archivos específicos vinculados al trabajo. Así, cada vez que se actualiza algo, aparece automáticamente al día en el dashboard de la “Oficina del equipo”.

Toolea es otra plataforma de espacio colaborativo desarrollada en España, que tiene versiones gratuitas y de pago. Permite compartir de forma privada comentarios, archivos y tareas. Una especie de red social de trabajo, con espacios privados creados por tí.  Permite integrar, por ejemplo, Dropbox, Drive, Google Calendar, Google Docs… También posibilita la gestión de citas profesionales con contactos de tu equipo o profesionales externos.

Rapportive es un plugin que se vincula con tu cuenta de Gmail y te ofrece información sobre tus contactos. Funciona así: una vez instalado el plugin, cada vez que abres un correo se despliega una columna a la derecha con información de tu contacto. Como Rapportive vincula el perfil de tu contacto con sus cuentas de LinkedIn,  Twitter y Facebook, se torna muy sencillo tener un pantallazo actualizado de la persona con la que estás intercambiando mails. Un ejemplo de uso: cuando le escribes a alguien puedes hacer mención a su último tweet, un post en Facebook o algún ascenso profesional del que tomaste contacto vía LinkedIn. Puedes dejarles mensajes en sus perfiles. Si no tienes a esa persona contactada en las redes sociales, puedes aprovechar y hacerlo desde la columna que se despliega en Gmail. Imagina lo útil que puede ser cuando contactas por primera vez a alguien: ya no será una “cita a ciegas”, sino que aparecerá un bosquejo de quien es esa persona… al menos, en las redes sociales.

Si les interesan estos tips, hagan una búsqueda en Twitter relacionando #OficinaVirtual y @martagaba: aparecerán todas las sugerencias que formulo a diario.

Continuando con los posts sobre la #OficinaVirtual, se me ocurrió comentarles acerca de algunas herramientas que utilizo que, si bien no les van a modificar la vida, descubrirán que son útiles, amenas, divertidas o los sacan de la rutina.

Una es Tomato Timer. La página web lo único que tiene es un cronómetro con su cuenta regresiva: 25 minutos. Lo activan y pueden medir sus tiempos de tarea. Yo lo utilizo cuando quiero aprovechar mi tiempo, y me pongo topes estrictos a cada tarea. Una vez activado, dedíquense a su tarea porque a los 25 minutos comenzará a sonar la alarma. Por supuesto, si 25 minutos no es lo que necesitan, pueden cambiar la extensión de tiempo. En otro momento les contaré acerca de la técnica Pomodoro de aprovechamiento del tiempo.

Similar a Tomato Timer es Egg-Timer.

Otra herramienta que utilizo es Web Page Sticky Notes. Se trata de una extensión que genera post-it y que pueden “pegar” en las páginas web que están visitando o crear una página web en blanco en donde pegarlas.

Por supuesto, todo depende de acostumbrarse a utilizar estas herramientas… En mi caso, tengo muy personalizada la barra de marcadores de Chrome y allí alojo las herramientas que más utilizo. Vean:

barra de marcadores

En la barra he colocado una carpeta llamada “2013”, donde guardo las nuevas herramientas que voy descubriendo y después ven una sucesión de íconos. Haciendo click sobre estos íconos se abrirá el link de la página correspondiente. La pregunta que muchos se formularán es: “¿Cómo hago para que aparezca el ícono y no el link completo?”. Muy sencillo. Sigan estos pasos:

a) Una vez que están en la página que desean guardar en la barra de marcadores, la guardan en “Barra de marcadores”, así:

image

2) Luego, borran lo que aparece escrito en el campo “Nombre”. En este caso, borré “Egg Timer – simple online countdown time”, y quedó así:

image

 

3) Le dan “OK” y aparecerá el ícono de esta página web en la barra de marcadores. Si han guardado demasiados links en la barra, tiene que ir al menú desplegable y buscar donde está el marcador que les interesa. El menú desplegable es la flechita ubicada al extremo derecho de la barra donde escriben las direcciones web. Hacen clcik allí y de despliega así:

image

4) Lo único que les resta hacer es arrastrar el ícono y ubicarlo en la barra de marcadores, soltándolo.

Espero que estas ideas les resulten útiles. Pruébenlas y después me cuentan!

oficina en la nubeAl principio , a algunas personas les cuesta acostumbrarse al entorno virtual. El rechazo, el temor, el desconcierto, llevan a que muchos aún no se hayan aventurado al mundo online, a las experiencias en la nube. En mi caso, he ido probando de a poco y como buena beta tester, estoy allí desde el inicio de nuevos programas y aplicaciones.
Sugiero comenzar de a poco. El correo basado en la web es un ejemplo. Antes, no podía manejarme sin el Outlook local; ahora, me resulta dificil trabajar sin Gmail. Hay que ir probando. Comenzar a usar el correo IMAP, para que en la transición desde los programas de escritorio al mundo online-full se nos faciliten las cosas.
De la mano del correo va el calendario y también la agenda. Tres cosas para comenzar a manejarnos en el mundo online. Por supuesto, puedes tener tu reaseguro y hacer backups, pero lo interesante es manejarse con plataformas que tornan accesible nuestra oficina donde sea que estemos, sin estar cargando nuestra propia computadora.
¿Qué calendarios on line podemos comenzar a investigar? De arranque, los viejos conocidos: el de Google, el de Yahoo y Outlook. No podemos dejar de probar  Zoho Calendar, el calendario de Airset, Sunbird y DayViewer.  Podemos seguir con Coolendar, 1Calendar, Cozi (para organizar a tu familia) y ConvenientCalendar.
Para la agenda de contactos, nuevamente, los grandes conocidos: Google, Yahoo y Outlook.com, siguiendo por Zoho y Airset. Para probar algo diferente, pueden intentar con Youlu y AContact. En próximos posts vamos a hablar de algunas formas más avanzadas de agenda de contactos.
Algo para probar cuando tengas tiempo es Zimbra, que se presenta como “correo y colaboración par ala era Post-PC”.
Esto es todo por ahora. Durante la semana continuaremos con los tips de la #OficinaVirtual.

(la imagen que ilustra este post apareció originalmente en http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/19/comunicacion/1274279113.html)
Con Leandro smallAyer, lunes 7 de octubre, comenzamos formalmente con la columna de los lunes en el programa radial de Leandro Querido por Radio UBA 87.9. Leandro es Director de la ONG “Transparencia Electoral” (de la cual soy miembro) y también es Director de Redes de OSC en “mi” RedLad.
Ya había tenido oportunidad de visitar a Leandro en “Por la tarde” durante el mes de agosto, pero ayer fue el inicio formal de la columna sobre tecnología y uso de aplicaciones para facilitarnos la vida.
Planeamos tratar diversos temas vinculados a la tecnología y el uso de aplicaciones, sobre todo para estudiantes, y subir el material a la web (en audio, video o presentaciones) para que los oyentes puedan explorar aquellas herramientas comentadas durante el programa.
Pueden enviarme sus consultas a mi cuenta de Twitter (@martagaba) para que las responda durante los programas. ´
Aquí les dejo el audio del día de ayer, 7 de octubre de 2013:


Octubre se viene con #MúsicayActivismo. Si bien la idea original culminará en el libro y viene acompañada de cursos y talleres, no puedo dejar de pensar en esta incursión multimedia que vengo soñando desde hace tiempo.
Bandas y solistas de todos los tiempos han sabido unir su vocación artística con el compromiso social y político. Sus creaciones estuvieron ligadas a acontecimientos históricos que influyeron en la música y en la percepción posterior de sus oyentes.
Pero es necesario rescatar a todos los géneros músicales. Existe una fuerte tendencia a vincular determinados estilos (la balada, las canciones de protesta, la nueva trova) con el activismo y el compromiso, dejando de lado la música electrónica, la música pop, el punk, el reggae, el rock, el rap, el hip-hop…
Mi compromiso es acercar a ustedes estas pequeñas píldoras musicales. Una degustación musical-activista. Si les gusta, pueden regresar para tener el plato principal.
Y como en toda degustación, lo que se sirve es un poquito de cada cosa. Lo suficiente como para probar y tan escaso como para quedarse con ganas de más. Una pequeña porción de esto y de aquello.

En este podcast, dos temas: “3 am eternal”, de KLF y “Back in the USSR”, de The Beatles. ¿Puntos en común? Ambos temas prohibidos o sugeridos como no aptos para pasar al aire durante la guerra del Golfo…


Bueno, por fín!
Finalmente, Facebook nos permite corregir errores en nuestros posteos. Ya no tenemos que sobrellevar hasta la eternidad errores de tipeo o cosas que podríamos haber redactado mejor. 
¿Recuerdan haberse equivocado al publicar y que para que desapareciese el error había que borrar el posteo y escribirlo otra vez?
Ahora tenemos la posibilidad de editar después de haber publicado. El menú desplegable situado arriba  la derecha de nuestros posts, que antes nos permitía, por ejemplo, ocultar de la biografía, ahora nos da  la posibilidad de editar.
Por ahora, la edición está disponible en la web y en Android; dentro de poco será también par iOS
Pero como a todo tengo que buscarle la vuelta... 
Me estaba preguntando: ¿qué pasará con cuestiones de fondo? No me refiero a los errores de ortografía. Quiero decir: qué sucede si yo escribo algo referido a una materia sensible, las personas comentan y luego edito el post original. 
¿Ejemplo? Supónganse que alguien (dejemos de lado las motivaciones) escribe "No estoy a favor de la pena de muerte" y sus amigos le dan "Like". Días después, cambia el post, editando y borrando el "No"... ¿todos los que comentaron quedarán dando like a "Estoy a favor..."?
Me dio que pensar...

Últimamente tomé la costumbre de reforzar las clases on line de los diplomados y cursos en general con el posteo de varios tweets durante el día, referidos a un tema específico.
Y Desde hace unos días, estoy dejando también mensajes en audio donde informo acerca de estos tweets, del hashtag que estaré utilizando, cómo pueden encontrarlos todos juntos al final del día por si los perdieron, etc.
Y da resultado. Es una buena forma de comunicar contenidos. 
Los Twips de hoy van con el hashtag #VideoTwips y en la imagen que acompaña el audio post hice una captura de pantalla para que los menos avezados en Twitter sepan como buscarlos.
En este audiopost, comento acerca de los twips del día (llamo "twips" a los tips que doy en Twitter).


¿Cuántas veces por día te aparece el mensaje de Facebook avisándote que tu amiga Yenny te ha etiquetado a ti y a otras 20 personas más en una fotografía? A lo largo del día, cariñosos amigos indicarán que les gusta la fotografía y muchos otros le dejarán comentarios.
Yenny, educada, responderá a todos y éstos, a su vez, le dedicarán otra frase amistosa. Es posible que la fotografía dispare recuerdos y entonces comenzarán a intercambiar anécdotas interminables. Es posible que el post “siga vivo” varios días después y tú continúes recibiendo notificaciones. Amigos que ni siquiera fueron etiquetados continuarán comentando y tú te sentirás rehén de una telaraña de likes y relatos de personas a quienes ni siquiera conoces.
Por supuesto, puedes desetiquetarte y también abandonar la conversación, pero ello implica hacer pasos que tal vez no tengas tiempo ni ganas de hacer. La pregunta es: ¿por qué tengo que estar abandonando conversaciones en las que ni siquiera solicité ser incluido?
La idea original del etiquetado de fotografías era indicar que determinada persona estaba presente en esa imagen, pero luego el uso se desvirtuó y hoy nos encontramos etiquetados entre árboles nevados, con una camada de cachorros o volando con gaviotas.
Una de las reglas de la netiqueta indica que no tenemos que etiquetar masivamente a nuestros contactos. Es razonable y educado, pero no siempre se respeta este principio.
Ahora bien, ¿qué tiene esto que ver con el ciberactivismo?
Tiene que ver porque a veces, en el ansia de promover una acción, terminamos produciendo el efecto contrario.Podemos postear una imagen convocando a la acción, una entrada con un reflexión profunda, un video motivante, pero si etiquetamos masivamente, las personas pueden cansarse y evitar nuestro “acoso etiquetador”.
En mi caso, tengo un par de amigas que suben fotografías varias veces por día y etiquetan a todos los amigos que pueden. Una de ellas suele postear preguntas muy personales o domésticas en el muro de sus amistades, etiquetando a varias personas, de modo que a veces me enteraba de cosas acerca de mí por comentarios de terceros. ¿Consecuencia? En la configuración de privacidad activé la opción de revisar las etiquetas antes de ser publicadas en mi biografía; además, solo yo puedo ver las publicaciones donde se me etiqueta y nadie puede recibir sugerencias para etiquetarme. Por supuesto, esto me trae varios inconvenientes, porque a veces hay fotografías donde deseo ser etiquetada y comentarios que deseo tener en mi biografía, pero es mejor esta opción a tener que eliminar después posteos que no deseo tener en mi bio.
Volviendo a nuestro tema, cuando cansamos a nuestros amigos y seguidores con nuestro afán etiquetador, podemos conseguir este efecto no deseado: el abandono de conversaciones o la imposibilidad de etiquetar cuando es algo realmente interesante porque nos han impedido el “tageado”.
¿Qué podemos hacer, entonces, si queremos que nuestros amigos compartan nuestra pasión por una causa?
En principio, no los acosemos. Nuestro muro es como la sala de estar en nuestra casa y cuando tenemos visitas no les arrojamos encima cajas con fotografías y tarjetas para que mire si no tiene ganas. Entonces, si no lo hacemos offline, no lo hagamos online.
Una buena posibilidad es crear un grupo de Facebook dedicado a la causa que deseamos promover e invitar a nuestros amigos a integrarlo. Si lo hacen, ya saben que encontrarán fotografías e información de un tema específico y dependerá de ellos si desean quedarse o no.
También podemos enviar mensajes personalizados a nuestros amigos con la información que deseamos compartir, invitándolos a que la compartan en su muro si apoyan la causa.
La idea es generar conversaciones, no convertir a Facebook en un nuevo vehículo para el SPAM. Cuando las personas advierten que el nuestro es un mensaje prefabricado, es muy probable que ya no le presten la atención que esperábamos.
Tema de taller. Tema seguro... Cuando alcanza el tiempo, claro.
En este imaginario taller, ya se estuvo trabajando con Twitter, con blogs, con Facebook. Ahora, las grandes cuestiones:

¿como se usan de manera vinculada?
¿cómo difundimos una convocatoria?
¿Nos valemos de la redundancia y ponemos lo mismo en los tres canales?
¿Trabajamos por la regla de oposición, y posteamos contenidos aparentemente disimiles?
¿Optamos por la regla de la progresividad y vamos informando de a poco?
Es una elección que debemos hacer.
Algunas sugerencias: cuando queremos comunicar algo con cierto desarrollo, es conveniente utilizar el blog: podemos escribir, poner fotografías, video, audio, vincular a otras entradas y relacionar con otros blogs y sitios web.
Twitter en estos casos puede servir para informar: un tweet (un trino) y avisamos acerca de la convocatoria: el que quiere mas información puede ir al blog a través del (corto) link.
Pero si deseamos socializar la información, generar diálogos, comentarios y debate, nada mejor que postear en una red social como Facebook (hay temas que pueden generar buen intercambio en LinkedIn). Allí, un comentario acompañado de fotografía y video puede generar un diálogo que involucre a varios amigos y seguidores y a sus propias redes.
Lo importante es tener en cuenta que podemos (y debemos) hacer un uso diferenciado. No tenemos los mismos contactos en Facebook que en Twitter, la velocidad de difusión y permanencia de la intervención es diferente, la forma de redactar no es igual y el seguimiento de las conversaciones difiere. Debemos recordar que se da una cronología inversa y eso, muchas veces, dificulta la comprensión del lector si no le reiteramos pistas a lo largo de los posteos.
Y sobre todo, tener en cuenta que nuestra comunicación forma parte de una estrategia.
¿Cómo podemos organizar una campaña en favor de una causa utilizando las nuevas tecnologías? No digo “una campaña en las redes sociales” porque me estaría restringiendo a éstas.  No digo “en Internet”, porque me estaría limitando a la vida online.
A veces, en los talleres, pregunto: “¿Cuál es la estrategia que van a implementar?” y la respuesta suele ser: “Voy a hacer una campaña en Avaaz” (o en Change, o en Twitter o en Facebook). En todos los casos no están contestando a al pregunta acerca de la estrategia. Cuando puedo responder a la pregunta: ¿Qué voy a hacer? estoy manifestando la estrategia. Cuando, en cambio, comento las herramientas que voy a utilizar estoy refiriéndome a las tácticas, al ¿cómo lo voy a  hacer?
Si decimos que estrategia es un conjunto de acciones planificadas sistemáticamente que se implementan para lograr un determinado fin, veremos que hay algunas cuestiones a considerar:
la finalidad perseguida
el conjunto de acciones
la planificación sistemática
La finalidad perseguida es el objetivo que queremos alcanzar: el cambio de una política pública, el reconocimiento de un derecho, la sanción de una ley. Nuestro objetivo no es lograr 400 likes ni juntar firmas ni lograr visitas a YouTube.
El conjunto de acciones son todas aquellas que llevaremos adelante para lograr nuestro objetivo: acciones de sensibilización, de movilización, de protesta, de reclamo, de formación. Las acciones no son “abrir un blog” o “tener una cuenta en Twitter”: esas son tácticas.
Veamos un ejemplo:
Un grupo de jóvenes desea que se pongan juegos infantiles, flores y árboles en el parque del pueblo, que está abandonado y poblada de malezas. Su objetivo es el reacondicionamiento de la plaza para el disfrute de la comunidad. Lo primero que tienen que hacer es pensar una estrategia: ¿Qué van a hacer? y luego pensar la táctica: ¿Cómo lo van a hacer? Armemos un cuadro para graficar mejor la idea:
Finalidad perseguida reacondicionar el parque para el disfrute de la comunidad
Conjunto de acciones sensibilizar a los funcionarios municipales, concientizar a los vecinos,
buscar apoyo de comerciantes y empresarios, involucrar a artistas y
deportistas
Planificación sistemática cronograma de actividades, asignación de responsabilidades
Perfecto, ya tienen una estrategia para concretar su causa.
Ahora tienen que pensar en las tácticas, en cómo llevarán adelante las acciones: ¿cómo sensibilizarán a los funcionarios municipales? ¿cómo crearán conciencia en los vecinos? ¿cómo conseguirán apoyo de comerciantes y empresarios? ¿cómo involucrarán a artistas y deportistas? ¿Escribirán artículos periodísticos, harán videos, organizarán recitales, juntarán firmas, emitirán alertas? ¿Harán concursos de afiches, cuadros y canciones? ¿Organizarán eventos deportivos comunitarios, ferias, kermeses? ¿Planificarán campañas de recolección de fondos?
Una vez que hayan decidido qué acciones van a implementar, podrán elegir cuál herramienta es mejor para su plan: ¿crearán un blog para informar y generar conciencia? ¿subirán fotos a Instagram acerca del estado actual del parque? ¿harán videos de como está ahora y como quieren verlo después y lo subirán a YouTube? ¿Crearán un hashtag (#nuestroparque) para instalar el tema en Twitter?
Tanto las acciones como las herramientas deben ser elegidas conforme las características de la comunidad: los códigos del receptor de la campaña deben ser tenidos en cuenta.
Y ahora si, mucha fuerza, pasión y energía.


E 01 E 02
E 03 E 04
E 05 E 06
E 07 E 08
E 09

Podría decir que los instigadores involuntarios de este artículo han sido los participantes de talleres, cursos y Diplomados que facilito sobre uso de herramientas 2.0.  El que se repitan siempre las mismas situaciones me ha llevado a pensar una variedad de explicaciones, pero creo que todas ellas pueden resumirse así:
clip_image001[10]
Hecha esta introducción y habiendo pineado la frase celebre del día, ingresaremos en el tormentoso mundo de la redacción de tweets (tuits-trinos).
Como todos saben, Twitter nos permite utilizar 140 caracteres para informar al mundo nuestros  más diversos comentarios. Existen aplicaciones, extensiones y trucos para burlar ese límite y escribir más. Así es como aparecen al final de pensamientos truncados unos misteriosos links que no nos dicen nada y nos invitan a la aventura de hacer click para enterarnos del “continuará”. Seamos sinceros, la mayoría de las veces, al menos en mi caso, no hacemos click y nos quedamos sin saber que sucedió con los desconocidos que poblaban el tweet rodeados de indescifrables hashtags. Ya sea porque estamos apurados o porque chequeamos desde el teléfono y no siempre es buena la conexión, la cuestión es que muchas veces saltamos estos tweets-collages.
Veamos un ejemplo (tuve que reescribirlo paras que no se identifique a la persona que lo redactó. La estructura es real):
#defensamujer:"Se puede salir de una situación de  #violacion de  #derechos " SLIM @martagaba #CURSONUEVO @_ladygaba_ #RT #SoundCloud ...
De su lectura nos queda claro que el redactor manifiesta que es posible salir de una situación de violación de derechos y que desea que tomen nota @martagaba y @_ladygaba_ (ambas, su fiel servidora). El tweet está referido a un #CURSONUEVO y #defensamujer, un intrigante #RT y #Soundcloud. Continúan puntos suspensivos. También encontramos comillas y espacios libres que “consumen” caracteres. Lo cierto es que los hashtags indicados no aportan nada nuevo al tweet y además, si quiero retuitear y mencionar a alquien, debo ponerme a editar el tweet. Nuevamente: no hay tiempo para eso. La idea es que Twitter sea una plataforma de microblogging expeditivo, que se completa en sí mismo. La idea debería manifestarse en su plenitud en el tweet y solo si tengo tiempo y ganas, acudiré al link. Los hashtags deben orientarme y servir para agrupar tweets similares.
clip_image003Por ejemplo, la idea de un tweet básico es escribir una frase de 140 caracteres o menos. En este ejemplo no estamos agregando links, ni hashtags ni menciones. Si tomamos  como base el tweet anterior, el texto limpio es: “Se puede salir de una situación de  violación de  derechos”. Esta frase insume 82 caracteres. Si la reescribimos, por ejemplo, así, “Podemos escapar de la violación de derechos
”, estamos utilizando 43 caracteres.
clip_image004[4]Ahora bien: supongamos que nuestro tweet resume la idea de un artículo que hemos publicado en un blog y queremos dirigir a los lectores a ese link. En ese supuesto, lo conveniente es acortar el link para ahorrar caracteres. “Podemos escapar de la violación de derechos
http://ow.ly/onmNo” Así, utilizo 66 caracteres. Volviendo a la frase original del tweet del ejemplo, aún sin el link, aquel  utilizaba 82 caracteres.
clip_image005Imaginemos ahora que el tuitero suele agrupar sus tweets por temáticas o que desea que se los encuentre en una categoría estandarizada (que muchas veces terminan siendo trending topics). Para eso, utiliza hashtags. Pero los hashtags deben seguir una lógica y respetar ciertas reglas. Una de ellas es que debemos escribir “todo de corrido”. Si ponemos espacios, por ejemplo, se cortará el hashtag. Entonces, si estamos hablando de violación de derechos, tal vez el hashtag podría ser #ViolaciondeDerechos. Es más orientativo que utilizar #violación #de #derechos que terminarán llevándonos a repositorios de infinitos tweets sobre temas distintos del que nos interesa. Nuestro tweet podría quedar redactado así: “Podemos escapar de la #Violacióndederechos
http://ow.ly/onmNo” y hemos utilizado 65 caracteres.
clip_image006Finalmente, la persona que está tuiteando desea mencionar a algunos amigos en su tweet: le quedan 75 caracteres para hacerlo. Lo conveniente es que no agote los caracteres en esto, así permite a otros el retuiteo sin necesidad de editar el tweet.
Recapitulando: nosotros estamos haciendo ciberactivismo y deseamos informar y movilizar desde nuestros tweets. Pensemos en esto antes de escribir. Propongo la regla de las tres C para el ciberactivista: claros, concisos y convocantes.

clip_image007

... por eso, es necesario tomar ciertos recaudos, sobre todo cuando tuiteamos. Todo eso, está desarrollado en el artículo Claros, concisos y convocantes. Esta entrada ha sido creada a los efectos de generar un link ejemplificativo en el articulo mencionado anteriormente. 
Y mostrar cuán molesto es para el lector no entender qué es lo que quiere decirnos el autor desde su tweet o entrada de blog.
Huyan pronto de este post y vayan mejor a este otro!
TIPS&TIC
comienza esta semana...

(¿qué será?)



Saludos, amigos!
Acá andamos, con mucha actividad (por suerte). Preparando los próximos cursos en el campus virtual, llegando a los últimos módulos con"Ciberactivismo y Ciudadanía" con PADEM de Bolivia, organizando el próximo curso de Ciberactivismo con la Red Innovación y varias actividades por Latinoamérica en septiembre, octubre y noviembre con la RedLad.
Y ya se viene el curso gratuito online sobre Gmail que daremos junto con la gente de Display!
Todo esto me está dejando tiempo, de todos modos, para diseñar las actividades de e-Democracia, que pronto estará online.
Asimismo, las ideas están floreciendo con nuestro amigo Leandro Querido, para incorporar los temas tecnológicos a las cuestiones electorales desde nuestra ONG Transparencia Electoral.
En La Paz tuve el gusto de hacer una conferencia de presentación del libro que estaré publicando próximamente, "Ciberia", con los amigos de la Asociación de Periodistas. Todo ello es muy grato y reconfortante; el taller que tuvimos al día siguiente con los periodistas que se están especializando en tecnologías 2.0 fue realmente excepcional, dado que se creó la primera red ciberactivista de periodistas y comunicadores de Bolivia.
En Buenos Aires, estamos a full con los cursos y conferencias; septiembre también me llevará por Rosario, para dar una charla en el Primer Congreso Interdisciplinario "Pensemos la Argentina del siglo XXI".
Un abrazo y hasta el próximo post!































Está disponible de manera gratuita el nivel introductorio.

Completa el formulario de contacto de la derecha, indicando tu nombre completo, correo electrónico y curso en el que te inscribes.

Inscripción hasta el 23 de agosto... ¡Comenzamos el 1 de septiembre y dura dos semanas!

Consulta acerca del curso completo enviando un mail a

Stan-el-perro-bloquero-300x234
Si.
Ser creativos.
Por supuesto, hay trucos de posicionamiento.
Podemos utilizar etiquetas, ingresar en directorios que nos promocionan, generar visitas siguiendo algunas estrategias.
Pero si el blog no tiene un contenido interesante, si no buscamos formas creativas para atrapar lectores, no lograremos el objetivo de conseguir lectores fieles en lugar de visitantes fugaces.
Prueben con la imaginación.
... Y si son del curso de #CyCPADEM, envíenme un tweet con alguna idea al respecto a @martagaba. ;)

Nombre de la suite

clip_image001[4]

Zoho

On line

 

http://www.zoho.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contiene

Colaboración

 

clip_image002[4]

 

Negocios

 

clip_image003[4]

Productividad

 

clip_image004[4]

 

Nombre de la suite

clip_image006[4]

Google Docs

On line

 

https://drive.google.com

 

 

 

 

Contiene

clip_image007[4]

Y pueden agregar muchísimas otras aplicaciones para todo tipo de tareas

 

Nombre

 de la suite

clip_image009[4]

Open Office

Off line

 

 

http://www.openoffice.org/es/

 

 

 

 

 

 

 

 

Contiene

clip_image010[4]

 

Nombre

 de la suite

clip_image012[4]

 

Kingsoft Office

Off line

Mobile

 

 

http://www.kingsoftstore.com

 

 

 

 

Contiene

 

clip_image013[4]

 

Nombre

 de la suite

clip_image014[4]

 

ThinkFree

On line

Mobile

Off line

 

 

http://www.thinkfree.com

 

 

 

 

Contiene

 

clip_image015[4]

 

 

Nombre

 de la suite

clip_image017[4]

 

Olive Office

 

 

http://www.oliveoffice.com

 

 

Contiene

 

Power Point

Excel

Word

 

 

Nombre

 de la suite

clip_image019[4]

 

Docs.com

 

 

http://docs.com/

 

 

 

Contiene

 

clip_image020[4]