Leo, me gusta, comparto

Esta semana subí al campus el último módulo del Diplomado en Ciberactivismo y Defensa de la Sociedad Civil. Fueron 8, con actividad en el campus y también en el grupo de Facebook. Como siempre, hubo alumnos que se engancharon más que otros, pero quienes interactuaron aunque sea una vez, fue para aportar ideas, sugerencias, comentarios...
También hace pocos días terminó la capacitación que estuve dando (vía Facebook) sobre Tecnología y Observación Electoral, con vistas a las elecciones en Venezuela.

Comento estas dos capacitaciones porque quiero señalar algo que me parece importantísimo: cómo la enseñanza se potencia y enriquece con el concurso de todos a través de las redes sociales. Cada tipo de transferencia tiene sus características, bondades y errores, pero la modalidad on line tiene algo que no deja de asombrarme: el continuo agregado de matices, como capas de una cebolla, a un tema base que va aumentando al estilo bola de nieve.

La posibilidad de conectarse a cualquier hora, de compartir algo con solo dar un click, hace que se socialicen informaciones que de otra manera quedarían relegadas al olvido. Leo, me gusta, comparto: todo al instante.

Otra característica del compartir a través de las redes sociales es que solemos aprender cosas nuevas de los contactos que están más alejados de nuestro círculo habitual. ¿Suena extraño? Es bastante lógico: con las personas que compartimos a diario solemos coincidir y conocer cosas similares. Lo nuevo, diferente, exótico viene de los círculos exteriores. Si somos personas tranquilas, poco afectas a la aventura y nuestros amigos son similares a nosotros, es muy dificil que a través de ellos vivamos experiencias de riesgo a través de videos caseros. Ellas vendrán,a veces, de amigos de amigos.

Y esto es muy importante en las actividades de capacitación: la reunión virtual de personas con extracciones tan diferentes hace que las visiones sobre los temas en estudio sean multifacéticas, variadas, multidimensionales...

@martagaba