Sin proponérmelo, mis escritos han ingresado en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Bueno, en realidad, mis escritos y los de millones de personas como nosotros: Twitter a celebrado un acuerdo con la institución norteamericana por el cual cede todos los mensajes públicos escritos en el servicio de microblogging desde su nacimiento. Teniendo en cuenta la popularidad de Twitter en EEUU, han querido preservar el acceso a mensajes que son considerados claves en la Historia, como el mensaje de Obama anunciando su victoria. Claro que al mismo tiempo, la biblioteca pasa a gestionar los más de 50 millones de mensajes que se postean en Twitter cada día.

Este anuncio fue realizado en CHIRP (http://chirp.twitter.com/index.html), la conferencia de Twitter que se está desarrollando desde ayer (14 y 15 de abril) en San Francisco, enfocada a los desarrolladores que trabajan con la API del servicio.

La utilización de las redes sociales crece día a día. Hay quienes descubrieron en ellas un forma de publicitar productos, ofrecer servicios, instalar una marca, conseguir adhesiones, hacer campaña, consultar opiniones. También es cierto que otras personas consideran a Facebook, MySpace y Orkut como una pérdida de tiempo y muchas otras todavía no le encontraron la vuelta a Twitter.
Lo cierto es que estas nuevas herramientas han llegado para quedarse y evolucionar... y la verdad, en mi caso particular, me han simplificado mucho el trabajo y la vida social. Sigo encontrándome con amigos a tomar un café todas las veces que puedo (que son muchas), pero también puedo hablar vía Skype en una madrugada lluviosa con afectos que están a kilómetros de distancia.
El teléfono suele importunarme: me distrae, aleja de lo que estoy haciendo, invade mi ámbito. El servicio de mensajería, en cambio, permite manejar los ritmos de cada quien. "¿Estás?", es la pregunta que aparece titilando en la barra inferior de la pantalla. Si estoy desocupada, respondo de inmediato. De no ser así, en cuanto tengo tiempo... y nadie se enoja por el retraso. Puedo avisar que estoy ocupada, que salí un momento, que estoy al teléfono, que me encuentro lejos del máquina... todas cosas que con el teléfono no puedo hacer.
Pero comencé hablando de la Casa Blanca, o al menos, esa era la intención del título. Lo que quiero contar es que en la Casa Blanca hicieron pública una circular que se refiere a la utilización de las redes sociales por las agencias de gobierno. Se trata de un memorandum elaborado por Cass R. Sunstein, cuyo tema es: Social Media, Web-Based Interactive Technologies, and the Paperwork Reduction Act. La ley federal que regulaba la publicación de documentos federales (la Paperwork Reduction Act) no está adaptada a la realidad impuesta por Internet y las redes sociales, y este memo viene a cubrir esa laguna.
El documento sirve para que las agencias públicas se orienten cuando utilizan Internet en su relación con los ciudadanos y considera a las redes sociales como un encuentro público. Con una salvedad, eso sí: no se pueden utilizar las encuestas y opiniones de las redes sociales como referencia al momento de elaborar políticas. En ese aspecto, la Casa Blanca prefiere continuar guiándose por la Data Quality Act, aprobada por la Administración Bush, que establece pautas para la calidad y utilidad de la información que publican las agencias federales.

por Marta Gaba


La magia de Harry Potter está entre nosotros. Ese periódico donde las fotografías de mueven ya es posible replicarlo y podremos comprar revistas con videos insertados en sus páginas a partir del 18 de septiembre. Ese día, Entertainment Weekly traerá un aviso de CBS-Pepsi con la novedosa tecnología desarrollada por Americhip. Esta empresa presentó a Jonathan Haber, director de la unidad de innovaciones en medio de OMD, la novedad tecnológica; Haber,a su vez, mostró este desarrollo a CBS, uno de los clientes de su agencia, sugiriéndole realizar una promoción conjunta con Pepsi. Las compañías estuvieron de acuerdo y comenzaron a planear la campaña con la tecnología de Americhip.El desarrollo (que insumió dos años de trabajo) logró trasladar la calidad de un video de iPod a un aviso impreso, donde cada video puede tener una duración de 40 minutos. La pantalla, de un grosor de 2.7 milímetros, tiene una resolución de 320x240. La batería dura de 65 a 70 minutos y puede ser recargada con una cable USB. La pantalla, que utiliza un display de cristal líquido (TFT LCD), está reforzada por protección de policarbonato.La campaña aparecerá el 18 de septiembre enEntertainment Weekly con un video promocional de contenidos de CBS de 40 minutos de duración y un spot de Pepsi Max. El video player será enviado por mail a los suscriptores de la revista en Los Angeles y Nueva York y no estará disponible en puestos de venta. El video promocional espresentado por los actores de Big Bang Theory; luego los lectores podrán seleccionar las promos que deseen ver: How I Met Your Mother, Two and a Half Men, Pepsi Max spot, la nueva comedia Accidentally on Purpose, o nuevas series de CBS.

Ver video de Americhip en http://www.youtube.com/watch?v=w7GErbdNRrE

Links sugeridos:
http://news.cnet.com/8301-1023_3-10313064-93.html?tag=newsEditorsPicksArea.0
http://www.adweek.com/aw/content_display/news/digital/e3i85e5bb2dd55c9c870c224452e1a4d0e9?imw=Y
Esta es una época en la que todo el mundo está conectado.Bueno,casi todo el mundo.Hace diez años, mucha gente no usaba teléfono celular; era muy habitual que si alguien no estaba en la oficina o en su casa,se hiciera dificil ubicarla.
Pertenezco a la generación que ingresó en la facultad en 1980, años en que no había computadoras en los hogares,ni fax,ni correo electrónico ni celular. No eramos nativos digitales. En mi caso (y en el de muchos de mis compañeros de entonces)tampoco tenía teléfono de línea,porque ENTEL primero y Megatel después, nos tuvieron en lista de espera durante un tiempo que pareció infinito. De hecho,terminé la carrera sin haber gozado de las facilidades que da el poder comunicarse con solo marcar una combinación de números en el aparato.
En este preciso momento estoy escribiendo este artículo en una antigua Olivetti Lettera porque nos hemos quedado sin suministro eléctrico en casa... y por ende,sin computadora.Y esto me hizo repensar cómo era mi vida (nuestra vida) en aquellos no tan lejanos y pre-virtuales años que abarcaron mi secundario y facultad.
Iba a clases, claro,y estudiaba con
libros de verdad.Papeles tangibles. No había posibilidad de googlear ni de bajar pdf,de modo que era asidua visitante de la biblioteca de la facultad y de la del Congreso.No existían tampoco los periódicos en línea, de modo que la solución era instalarse en la hemeroteca y revisar las cajas que contenían los amarillentos ejemplares.Los tratados inalcanzables para muchos estudiantes se alquilaban en alguna librería especializada y la comunicación con los compañeros de curso, en mi caso,la hacía desde algún teléfono público que funcionara (¡recuerdan qué dificil era que algunos de esos monstruos anaranjados estuviera en servicio?).
No teníamos correo electrónico, de modo que los profesores no podían enviarnos nada por ese medio. Los trabajos prácticos se hacían con máquina de escribir,sin posibilidad de corregir e imprimir con la facilidad que tenemos ahora,de modo que era una tortura preparar las carpetas para entregar.
Pero por alguna extraña e insondable razón, varias generaciones (todas las anteriores a los millenials)pudimos estudiar, trabajar,perfeccionarnos,militar en política y hacer activismo social estando desconectados.Seres humanos unplugged(lindo título para un reality de MTV).
Muchos amigos estarán pensando"¿Cómo está diciendo esto Marta,la fanática número uno de la tecnología y del mundo virtual? ¿De repente decidió desenchufarse y enviar cartas por correo postal?".La respuesta es: creo que debemos dimensionar el uso que hacemos de la tecnología para aprovecharla en toda su magnitud. A veces,"más" termina siendo "menos".
No todo el mundo usa Blackberry.En Argentina ha habido un sensible incremento en el mercado de las conexiones de banda ancha móvil.Esto significa que existen usuarios que están todo el día conectados a Internet vía teléfono celular,logueados en el messenger,Facebook, Twitter y demás redes sociales. Existen 345.000 abonados al servicio de banda ancha para dispositivos móviles en Argentina... una cifra que no abarca a todos los argentinos, profesionales o no.
esta posibilidad de conexión continua ha suscitado un fenómeno interesante:muchas personas que están todo el día on line desde sus dispositivos móviles suponen que quienes las rodean también lo están.Así,envían enormes cantidades de mensajes a individuos que (supuestamente) deberían leerlos tan pronto son enviados.Y la realidad es otra. No todo el mundo usa Blackberry. No todos tienen un Nextel en su cartera o en su bolsillo. O los tienen y no están on line todo el tiempo. De modo que esos mensajes urgentes terminan convirtiéndose en mensajes en una botella a la espera de ser rescatados cuando el destinatario se conecte. El que los envía se pone nervioso y continua enviando mensajes exigiendo respuesta... Mensajes que se acumulan en la bandeja de entrada del desconectado receptor.
No todo el mundo chatea. La posibilidad de comunicarse con otros amplió su abanico de opciones al incorporarse a la vida diaria el uso de servicios de mensajería.Muchas personas utilizan el chat como sucedáneo del teléfono...a veces como único recurso de comunicación."¿Por qué no me avisaste que iban al cine?",pregunta un amigo que vemos en la vida real."Porque no te vi conectado", es la respuesta...
Entonces...
¿A dónde quiero llegar?¿Estoy a favor o en contra del uso delas nuevas tecnologías?Estoy a favor, por supuesto.Pero de la utilización de las tecnologías como una herramienta,una ayuda,un medio y no un fin en sí mismas.Lo importante sigue siendo la comunicación, el contenido,las relaciones, las personas. Las nuevas tecnologías, las famosas TIC,nos facilitan muchas cosas de la vida diaria,pero debemos hacer un esfuerzo para adaptar nuestros mensajes y comportamientos a esta nueva forma de interactuar. No está más comunicado quien está todo el día on line. Tener un sitio web no implica llegar al público. Escribir un blog no significa que tengamos lectores. En esta etapa de la vida on line es necesario re-aprender a conversar. Es un ida y vuelta. Todo mensaje que se envía necesita ser respondido para que haya conversación.Y conversar sigue siendo potestativo de las personas. Esa es la posibilidad que nos dan las nuevas tecnologías: ampliarla conversación.Pero para bailar un tango se necesitan dos...lo mismo que para establecer una comunicación. Y no siempre el otro está las veinticuatro horas on line.
Entonces... para estar comunicados revaloricemos el factor humano con su infinitos matices y utilicemos las TIC como un medio (y no como un fin en si mismas).-
Puede comunicarse conmigo a través de:

Google Talk: martagaba
Skype: marta.gaba
MSN:
martagaba@live.com